Visitando Las Vegas

Las Vegas The Strip

Uno de los destinos más “plásticos” de todo Estados Unidos es la ciudad de Las Vegas, una ciudad construida en el medio del desierto del Mojave en el estado de Nevada repleta de hoteles y casinos de un estilo arquitectónico y gusto dudoso. Es el antro de la perdición, la ciudad de los excesos, un oasis de dinero, energía, juego, entretenimiento y diversión. Las Vegas es un casino gigantesco que funciona las 24 horas del día y ciertamente, un lugar no apto para religiosos fervientes y moralistas.

La oferta hotelera ofrece 130.000 habitaciones para los 35 millones de turistas por año que pasan aquí la noche, su aeropuerto es el noveno con mas tráfico del mundo (y eso que no viven mas de 1 millón de personas), y es la ciudad con mayor crecimiento de los Estados Unidos. ¡Vaya! ¿Y todavía no estás seguro de querer visitarla? Mira, yo no tengo el dinero suficiente como para ir de casino en casino jugando pero la energía que transmiten estos sitios, el glamour y la fama que le ha otorgado Hollywood, las luces de neón, los hoteles horribles y maravillosos a la vez y las calles repletas de limusinas hace que estando en esta parte de Estados Unidos no puedas ni debas evitarla.

Son las 8 de la noche, te detienes en una esquina e imaginas este sitio a comienzos del siglo XX: polvo, tierra, un poco de verde, la estación del tren Union Pacific y más allá el desierto. Abres los ojos, ves en lo que se ha convertido y no te lo puedes creer. Y todo gracias a la legalización del juego en la década del ’30, la buena fama en los ’60 y la conversión de un antro de juego y prostitución en un destino de vacaciones familiares con entretenimientos, museos, centros comerciales y parques temáticos.

las-vegas

Bueno, y en esta ciudad-parque de diversiones ¿qué podemos ver? En principio haz de saber que Las Vegas se divide en dos partes: el Downtown y el Strip. El paseo principal entonces consiste en tomar Las Vegas Boulevard y recorrer  todo el Downtown en el norte y llegar al Strip en el sur. En la primera parte están los carteles con luces de neón y el brillo inconfundible de Las Vegas, los viejos hoteles, los locales de striptease y el moderno centro comercial de Fremont Street, te sentirás como en una película. En cambio, al sur encontrarás los casinos mas nuevos y grandes y esos hoteles locos que reproducen ciudades del mundo como Venecia o Nueva York.

¿Y cómo te trasladas de un sitio a otro? Bueno, puedes alquilar un coche (es lo mas popular entre los turistas) por entre 35 y 45$ por día, o alquilar una moto o una bicicleta. Otra opción muy popular es contratar un paseo en limusina, a puro lujo (entre 40 y 70$ por hora), o un paseo en tranvía, también popular entre los turistas. Por supuesto, también hay taxis, miles, que tienen sus correspondientes paradas y finalmente queda el transporte público: los autobuses y el monorail. Este último funciona todos los días entre las 7 y las 2am entre el Sahara Hotel y el MGM Grand pero hay otros monorailes privados que conectan otros hoteles.

Mi experiencia personal indica que en Las Vegas puedes quedarte un fin de semana largo y aprovechar un par de días para recorrer los casinos y algún parque temático que te interese y otro para conocer la enorme represa Hoover que está a 56 km de la ciudad y que brinda energía eléctrica a 3 estados.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top