- Diario de un Turista - https://diariodeunturista.com -

Una visita al Lincoln Memorial, en Washington

Es increíble como todos conocemos algo de la historia de la principal potencia del mundo, ¿no es cierto? Digo, tal vez no sepamos mucho sobre la historia de otros países pero la cantidad de películas y series de televisión que hemos consumidos provenientes de Estados Unidos han hecho que ciertos sucesos o lugares nos sean familiares. Por ejemplo, ¿quién no sabe quién era Lincoln y que lo asesinaron en una gala de teatro? Bueno, me refiero a este tipo de cosas que tranquilamente mueven a los turistas cuando pisan este país.

La ciudad de Washington está con razón repleta de monumentos y memoriales dedicados a los grandes personajes de la historia del gigante del norte y uno de ellos es el Lincoln Memorial. Si has visto El Planeta de los Simios, es el monumento de la última escena. Bueno, ha sido construido en honor del presidente número 16 de Estados Unidos, Abraham Lincoln en 1922 y se trata de un edificio que alberga una enorme estatua y diversos murales interiores.

Como buena parte de los monumentos éste también tiene forma de templo griego de estilo dórico y su centro es la enorme escultura de Lincoln sentado y dos escrituras con extractos de un par de discursos del presidente. Es un sitio con mucho significado para la cultura estadounidense ya que desde aquí Martin Luther King pronunció por ejemplo, el famoso discurso de Tengo un sueño (I have a dream), en agosto de 1963.

No es el único monumento de esta parte de Washington conocida como National Mall ya que comparte espacio con un memorial a los veteranos de la guerra de Vietnam, otro a los de la guerra de Corea y otro a la Segunda Guerra Mundial. Bueno, el caso es que es un país que ha participado y promovido muchas guerras así que este es un sitio con mucho sentimiento para los nacionalistas.

El Lincoln Memorial está inspirado entonces en el Templo de Zeus y el foco, como dije, está puesto en la enorme escultura realizada por Daniel Chester French. La estatua tiene 6 metros de alto y 6 de ancho y está tallada en 28 bloques de mármol blanco. Sobre los textos de sus discursos hay unos murales pintados por Jules Guerin que representan un ángel, la liberación de los esclavos y la unión del sur y del norte.

Si vas a Washington no te lo pierdas, en especial porque puedes dedicarle todo un día al National Mall.