Un viaje a la Meca

kaba

Todos los musulmanes deben hacer aunque sea una vez en sus vidas un viaje de peregrinación a la Meca, una ciudad situada al oeste de Arabia Saudí, cerca del Mar Rojo. La Meca fue el sitio que eligió Mahoma como ciudad sagrada del Islam y si no eres musulmán no puedes visitarla nunca. El corazón de la peregrinación es la construcción negra que todos solemos ver por televisión cuando se habla sobre el tema: la Ka’ba o kaaba.

Se trata de un edificio pequeño que está en el centro de un amplio patio dentro de la Mezquita al-Haram. Si la Meca es la ciudad sagrada la Ka’ba es algo todavía más sagrada pues la mezquita se construyó especialmente a su alrededor para proteger la Piedra Negra. ¿Qué es la Piedra Negra? Es algo que ya se reverenciaba antes del Islamismo y que pasó a ser una reliquia musulmana en la época del Profeta. Hoy los peregrinos, mientras dan vueltas a su alrededor, tratan de besarla.

Para los musulmanes Adán, el primer hombre, construyó el primer sitio de oración divina y la Ka’ba se yergue hoy en ese mismo lugar y fue construida por el profeta Ibrahim, Abraham, y su hijo Ismael. Para los arqueólogos el edificio fue reconstruido varias veces y las tribus árabes ya lo utilizaron para guardar objetos sagrados, entre ellos la misteriosa Piedra Negra, o como sitio de oración de los dioses tribales. Fue en los tiempos de Mahoma, cuando su propia tribu dominaba la Mecca, que se empezó a hablar de un sólo dios y aunque en la época fue motivo de persecuciones Mahoma finalmente triunfó y convirtió a la Ka’ba en el corazón de la fe musulmana.

De allí en más la peregrinación anual que era religiosa pero al mismo tiempo comercial antes de Mahoma se convirtió en un fuerte rito musulmán. El edificio fue reconstruido en madera y piedra, se alzaron dos habitaciones y el exterior se cubrió con una tela. En uno de esos cuartos se colocó la Piedra Negra. A lo largo de la historia el edificio se incendió y se demolió así que fue reconstruido varias veces. Hoy en día la Ka’ba es de granito y tiene 15 metros de alto. La tela es seda negra bordada en oro y se la remplaza todos los años.

Se ingresa a ella cruzando una puerta de 2 metros y pico de alto y dentro el piso es de mármol y las paredes están decoradas con una tela verde bordada con versos dorados. Hay lámparas, una mesa con incienso ardiendo y aceite esencial. En su interior, queda dicho, la Piedra Negra, según la tradición, encontrada por Abraham y su hijo mientras buscaban material para construir el edificio aunque hoy día algunos arqueólogos modernos la consideran un meteorito.

Foto: vía Dipity

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top