Turismo en la Península de Guajira, en Colombia

penisnula-de-guajira

A 1.118 kilómetros de Bogotá, al norte de Colombia, se encuentra la Península de Guajira, justo en el extremo mas septentrional del país y de América del Sur. Es un terriotiro de desiertos y de playa donde vive una de las comunidades indígenas mejor conservadas y mas fuertes de América, la tribu wayúu. Por eso este destino es perfecto para entrar en contacto no sólo con la naturaleza sino con un pueblo antiguo y sus tradiciones. En una palabra hacer etnoturismo en los pueblos de los wayúu.

La península de Guajira tiene playas extensas pero de aguas tranquilas así que puedes nadar y tomar el sol. Como sopla mucho viento se ha convertido en un buen sitio para practicar windsfur y kitesurf y sus maravillosas dunas se pueblan de vehículos 4×4 cuando se organiza algún rally. Aquí, además, puedes pasear por el Parque Natural Los Flamencos, avistar aves, ir a conocer el Cabo de la Vela y pasear por las salinas de Manaure y por Uribia y contemplar la alfombra de corales que hay en la costa baja, a escasos 9 metros de profundidad. En la Bahía de Portete y Honda vive la especie del coral del fuego y el digitiforme, por ejemplo, y en las playas anidan las tortugas.

cabo-de-la-vela

Pero si quieres completar el paseo con algo de etnoturismo entonces puedes coordinar con alguna agencia de turismo, de las que ofrecen visitas a las rancherías wayúu. Para llegar hasta ellas hay que cruzar el desierto y dar con estas construcciones ubicadas entre la escasa vegetación de la zona. Aquí todo es color. Las hamacas o chinchorros son coloridas, tejidas por las mujeres de las aldeas quienes a su vez son las encargadas de transmitir la cultura. Se recibe a los visitantes con un vaso de chirrinchi, un aguardiente de caña de azúcar y el paseo incluye la historia del pueblo y su cultura. Un broche de oro excelente para un paseo maravilloso.

La Península de Guajira es sin sitio sin igual. Las laderas de la Sierra Nevada de Santa Marta descienden y terminan convirtiéndose en llanura y más tarde en desierto. Un clima seco, ventoso, que en la costa norte forma enormes dunas.  La arena va hacia el mar azul, de olas suaves, y crea un terreno calmo y paradisíaco, perfecto para tomar el sol y descansar. Desierto y playa, eso es la Península de Guajira.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top