Turismo en el Cañón de Verdon, en Francia

canon-de-verdon

Sin dudas uno de los paisajes mas impactantes de la geología es el que brinda un cañón, un desfiladero, una profunda falla en la tierra horadada por un río año tras año, siglo tras siglo. Uno de los cañones más famosos del mundo es el Gran Cañón del Colorado pero no es el único ni el más grande. Según el Libro Guiness de los Récords, por ejemplo, la corona la tiene el Gran Cañón del río Yarlung Tsangpo, en el Tibet, aunque no hay que viajar tantos miles de kilómetros para maravillarse con uno. Francia está mucho más cerca.

En el sudeste de este país vecino hay un cañón que es considerado el más hermoso de Europa. Tiene 700 metros de profundidad y un largo de 25 kilómetros. Lo formó el río Verdon con el correr del tiempo y sus aguas son de un increíble tono turquesa, de allí su fama y belleza. Una fama que comenzó en el siglo XIX de la mano del naciente turismo pero que no se hizo internacional hasta comienzos del siglo XX. De todo el recorrido del cañón la parte mas impactante es la que esta entre Castellane y el Lac de Sainte-Croix. Estoy hablando del Cañón de Verdon.

Tiempo atrás este lago, el Lac de Sainte-Croix,  no era tal sino una placinie conocida como Les Salles-sur-Verdon que fue inundada al construirse una represa. La gente que vivía en ella tuvo que trasladarse, la vieja iglesia se dinamitó y se creó un pueblo mas nuevo y moderno en un tierra más alta. La nueva zona entre Castellan y el lago es llamada entonces el Cañón de Verdon y tiene tres partes, el pre cañón, que va de Castellane a Pont de Soleils, el cañón mismo desde este punto hasta I’Imbut y la parte que va desde aquí hasta Pont de Galetas.

Es un cañón angosto, con profundidades que van desde los 250 a 700 metros y anchos de entre 6 y 100 metros. Sus aguas turquesas lo vuelven una gema turística, especialmente en verano que es cuando el turismo llega para caminar, escalar rocas y pasear en kayaks o canoas. Hay cuatro senderos turísticos y entre ellos el mas popular es el Sentier de Martel, un camino que te lleva por túneles y extrañas formaciones de rocas. Son entre 6 y 7 horas de caminata. No es el único y en verdad es una zona para pasar unos cuantos días.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top