Todo incluido en los hoteles

Todo incluido en los hoteles

¿Qué busca uno con los todo incluido en los hoteles?

Está claro. Hacer de «Rodríguez total» pero en casa ajena. Es decir: no hacer nada salvo descansar. No tener ni que prepararse un café o lavar platos; no tener que poner el despertador y además cuando comience el día saber que por delante podemos permitirnos el lujo de beber y comer cuando nos apetezca sin tenernos que atener a los molestos horarios de los restaurantes del hotel y sin pagar nada más que lo contratado desde un principio.

Porque aunque parezca que no, aunque tengamos el desayuno buffet preparado, lo cierto es que es una limitación mental el tenerse que levantar temprano porque el buffet es de 8 a 10 y como vayas a las 9 está ya  todo lleno.

¿Elegir o no un todo incluido en los hoteles?

Con un todo incluido no hay horarios. Puedes comer, beber o simplemente picar en cualquier momento del día. Pero claro, todo depende del hotel porque no todos incluyen las mismas cosas. Practicamente el 90% de los hoteles todo incluido ponen comidas y bebida (nacionales) sin límite, eso sí, pero… ¿y otras cosas?

Para que os hagáis una idea, y aprovechando que estuve buscando hotelitos por las islas Canarias, pude encontrar uno (creo recordar que en Fuerteventura) que tenía incluso hasta buffet de helados por las tardes. Los que tienen spa o centro wellness suelen incluir también entradas a los mismos y quizás una o dos horas diarias de sesiones. También suelen incluirse actividades organizadas y a veces, hasta cursos de buceo (ésto sobre todo, en algunos hoteles del Caribe).

La verdad es que es un lujo, para qué negarlo, el no tener ni tan siquera tenerte que preocupar de sacar la cartera, pero cuidado, que los que no sabéis (sabemos) controlaros, podéis acabar llenos con este tipo de servicios. Y es que claro, la tendencia natural humana (y española, sobre todo) es a intentar aprovechar el todo incluido comiendo y bebiendo lo máximo posible aún cuando estemos hasta arriba y se nos salga la comida por los ojos.

¿Qué debéis valorar en un todo incluido en los hoteles?

Primero y muy importante: Si os es rentable. Claro está que un todo incluido es bastante más caro que un solo desayuno, o una media pensión o hasta pensión completa. Luego, ¿Pensáis que consumiréis tanto como para compensar esa diferencia de precio que os supone contratar el todo incluido? Si no es hacéis y simplemente os forzaréis a beber y comer más solo por cubrir el sobrecoste, entonces no os merece la pena.

Segundo: Lo que incluye. Sí, los hay muy completos, pero los hay que apenas te incluyen bebidas nacionales y de las más baratas. Otra de las búsquedas que hice, por poneros un ejemplo solo incluía cerveza de botella y barril de la más básica, una única marca. Si eso era con la cerveza imagináos cómo era con el resto de alcohol.

Tercero: Un todo incluido está pensado para que pases la mayor parte del tiempo en el recinto, por lo que deben pensar bien en el destino al que vas. Personalmente pienso que los todos incluidos son ideales para destinos de naturaleza, sea playa y montaña, en los que no tienes pensado salir de excursiones o a visitar lugares ni monumentos.

Buacadores de hoteles todo incluido

Por cierto, una pregunta final: ¿Por qué a veces es tan complicado encontrar un hotel con todo incluido en los buscadores de los touroperadores on line? ¿por qué no están preparados con una pestaña que selecciones el régimen y que los resultados que saquen sean realmente sólo de hoteles con ese régimen?

Es cierto que hoy día han avanzado mucho, y suelen incluirlos. El problema está en los resultados que sacan a veces. Sí, porque me ha pasado en algunos que haces la búsqueda y resulta que te salen los hoteles con todo incluido pero mezclados con todos los demás regimenes, con lo que de poco sirve.

Así que señores touroperadores… ¡manos a la obra! la fidelidad de un cliente on line se consigue a través de webs cómodas y que faciliten las búsquedas.

Otras lecturas: Artículos sobre hoteles con encanto.

Print Friendly, PDF & Email




Top