Roma, cuatro calles para recorrer

via-antica

Una de las ciudades con más historia del mundo es, sin duda, Roma. Yo vivo en una ciudad que aún no ha cumplido un siglo de vida y me imagino que vivir en un sitio con tanta Historia ha de ser maravilloso. ¡Qué calles, iglesias, y plazas!. ¡Hay tanto para ver!. Hemos hablado de las mejores pizzerías y de las mejores fuentes de Roma, pero hoy le toca el turno a algunas de las mejores calles para recorrer de esta ciudad.

“Todos los caminos conducen a Roma”, reza un antiguo dicho, y tiene sentido, porque aquí encontramos cuatro calles de Roma que lo confirman:

.Vía Appia Antica: se extiende hacia el sur de la ciudad, está adoquinada y presenta grandes construcciones a ambos lados, mientras más allá hay residencias rurales y campo abierto. La primera parte de la vía hoy es transitada por coches, pero los domingos se cierra al tránsito, y el tramo de 16 km que cruza el parque es el más tranquilo en este sentido. Los orígenes de esta calle romana fueron militares y datan del año 312 a.C. Hacia el año 191 a.C el trazado había terminado y unía Roma con la actual Puglia en una casi perfecta línea recta.

A la Vía Antica también se la conoce como la “vía de las tumbas”, ya que como se podía enterrar dentro de la ciudad se enterraba fuera. La tumba más famosa de la vía es la de Cecilia Metella, hija de un cónsul, pero hay muchas más. Después de la revuelta liderada por Espartaco, se crucificaron a la vera de esta vía miles de esclavos, 6 mil en total.  ¿La mejor forma de recorrerla?… Te alquilas una bici el domingo y sales a pasear por ella.

. Vía del Pigneto: es un antiguo barrio que fue pobre y estuvo olvidado durante un tiempo, pero en el que ahora las boutiques de diseño y la gente vestida cool se dejan ver por doquier. Bares, cafeterías, cafés literarios abren sus puertas aquí, y entre ellos el Bar Necci, el cual se convirtió en el favorito del gran director de cine Pier Paolo Pasolini. Hoy se sientan aquí muchos estudiantes, por lo que el ambiente es más culto, más tranquilo.

. Vía Margutta: Lujo, elegancia, dinero. Todo eso encuentras a lo largo de la Vía Margutta, una calle que parece ser un pueblo en miniatura y en donde gente vestida con finura deambula entrando y saliendo de antiguos edificios restaurados. A sus talleres llegaban los artistas a estudiar en el siglo XVI, así que también se la conoce como “la calle de los artistas”. Pintores, escultores, músicos, gente como Debussy, Picasso, Wagner, Truman Capote y muchos más, cada uno en su momento, anduvo por aquí.

. Vía di San Giovanni in Laterano: En uno de sus extremos está la Catedral de Roma y en el otro el Coliseo. Cerca está la Scala Santa, por la que se cree que Jesús subió para hablar con Poncio Pilatos y, cerca del extremo en el que se encuentra el Coliseo, se encuentra la Iglesia de San Clemente del siglo XII. Debajo de esta antigua iglesia, se puede visitar una primitiva basílica que esconde habitaciones de la época imperial flavia, de hace más de 2 mil años.

Además de estos edificios históricos, no faltan restaurantes, tiendas de ropa, etc. Al final de la calle, en un yacimiento arqueológico, te esperan las ruinas de la escuela de gladiadores Ludus Magnus. Esta vía se convierte, ante tus ojos, en una escalera subterránea al pasado de Roma.

Cuatro calles, cuatro miradas de la ciudad.

Foto: vía Cazzetta dello Sport

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top