Mini Guía de Sevilla

Plaza España en Sevilla

No hay como Sevilla, de eso no hay dudas. Quienes pisan España por primera vez no quieren perderse esta ciudad donde parece que el sentir español está más vivo que nunca y quienes son descendientes de españoles andaluces vuelven aquí buscando sus raíces, buceando en ese pasado moro que tanto se percibe en el aire, la cultura y la arquitectura.

Sevilla es una ciudad hermosa, atractiva, misteriosa, muy romántica, y sí, también muy divertida. Para conocerla podemos alquilar un coche presentando el pasaporte en el caso de ser extranjero o podemos alquilar una bicicleta o una moto, pasear en un clásico coche tirado de caballos o usar el servicio de autobuses. Elijamos el medio de transporte que sea recorrer Sevilla es muy fácil pues es una ciudad compacta, sin cuestas, y lo que nos interesa está cerca lo uno de lo otro.

¿Y qué atracciones turísticas hay? Pues tenemos la Torre del Oro, una atalaya árabe del siglo XIII que protegía entonces la ciudad y que hoy funciona como Museo Naval, la Catedral de Sevilla del siglo XV de estilo gótico (la mas grande catedral gótica del mundo y la tercera iglesia mas grande también), construida sobre una mezquita, los Reales Alcázares del siglo XIV, edificios de típica arquitectura árabe con unos jardines hermosos; la Plaza de España hecha con mármol, cerámica y ladrillos, con una enorme fuente en el centro y rodeada por un canal ideal para recorrer en bote de remo y por supuesto, no me puedo olvidar de La Maestranza, la plaza de todos más importante de España.

sevilla-2

Desde la torre de la catedral, en su época la más alta del mundo, se tienen las mejores vistas de Sevilla. En La Maestranza funciona un museo que imparte visitas guiadas, en la Plaza España uno puede pasear en bote, cruzar los cuatro puentes que simbolizan los cuatro antiguos reinos de España o sentarse a disfrutar de la tarde en alguno de los bancos decorados con azulejos que recuerdan las 48 provincias con sus escudos y hechos importantes. Y si tenemos un poco mas de tiempo debemos conocer el patio interior del Hospital de los Venerables o Edificio de Santa Cruz, un edificio de 1676 construido para el descanso de los sacerdotes, y lo que queda de la famosa Expo ’92, un parque temático y de atracciones llamado Isla Mágica.

A Sevilla podemos recorrerla por nuestra cuenta, cual aventureros con mapa en mano, o contratar alguno de los tantos city tours que se ofrecen en las agencias u organizados por el gobierno de la ciudad. Incluso podemos coger un autobús sin techo para pasear y tomar buenas fotos o hacer un crucero por el río Guadalquivir.

De noche es una ciudad muy pero muy activa así que podemos salir a cenar, pasear por algún bar en los alrededores de la Catedral, ir a alguna discoteca o ver música en vivo. Y claro, siempre hay espectáculos de flamenco, de toro, orquestas, eventos al aire libre y mucho más. Por último, si te gusta deambular por ahí observando a la gente y sus costumbres pues no te pierdas los mercados al aire libre que se celebran, por ejemplo, en la Alameda de Hércules los jueves, o en el Mercado de la Magdalena y el Mercado del Duque en las plazas con esos nombres. Son lugares divertidos y coloridos donde además podemos comprar de todo.

Puedes ir a Sevilla en cualquier momento del año y seas el turista que seas: en pareja, solo, de mochilero, en tour. Siempre vas a disfrutarla.

Tags: , , , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top