Marruecos y Túnez, verano en el Norte de África

mezquita-hassan-ii

El Mediterráneo es actualmente una de las principales regiones turísticas del mundo; su impactante riqueza cultural y natural, emplazamientos arqueológicos y ciudades históricas, pues fue la cuna de las más grandes civilizaciones, es un verdadero imán para los turistas.

De hecho, el área mediterránea representa casi un tercio del turismo mundial, y sus atractivos llaman por igual al turismo de cruceros y a los viajes en avión, pues algunos destinos se encuentran tan cerca de otros que demandan muy poco tiempo de vuelo.

Este es precisamente el caso de Marruecos, cuyo perfil  en los días claros es visible desde muchos puntos de la costa española, de la que está separada sólo por el Estrecho de Gibraltar, por eso los viajes a Marruecos son uno de los destinos turísticos preferidos por los que viajan por el Mediterráneo. Es que los viajeros son atraídos por su autenticidad, sus espectaculares paisajes, sus playas doradas y sus ciudades míticas como Marrakech y Casablanca sumados a la ilusión de los viajes por el desierto.

Las distintas ofertas turísticas incluyen circuitos que te permitirán captar la esencia de la cultura y el estilo de vida marroquí y conocer sus ciudades y lugares más emblemáticos. Si visitas Marruecos, no olvides traer de recuerdo a casa algún artículo de marroquinería pues sus artesanos son maestros en este arte; si se trata de sus sabores, es imprescindible degustar el auténtico “cuscús”.

Muy cerca de las costas europeas se encuentra también Túnez, el país más pequeño del continente africano y uno de los más elegidos debido a su clima suave, su patrimonio natural y monumental y su sociedad abierta que permite la convivencia armoniosa de distintas culturas. No por casualidad los viajes a Túnez están considerados entre los doce mejores destinos turísticos del mundo.

Túnez espera a sus visitantes con sus tradiciones, sus maravillosas playas como las de Madhia y Hammamet, lugares impactantes como la isla de Djerba, sus monumentos milenarios y ciudades romanas como El Djem o Sbeitla.  Es uno de los mejores lugares para saborear la cocina clásica mediterránea, a base de pescados y mariscos, con el picante de la cultura africana. Si se trata de traer algo de recuerdo a casa, te recomendamos sus delicadas filigranas de plata.

Foto: Milamber

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top