Luxemburgo desde Le Bock

luxemburgo-vistas-desde-le-bouc

Luxemburgo, vista desde Le Bock

Enmarcada por el macizo montañoso de las Árdenas y por el sinuoso curso del río Mosela, Luxemburgo es de esas perlas urbanas poco conocidas en las rutas turísticas que luego nunca se olvidan una vez la has visitado. Y es que la capital del Gran Ducado es una ciudad señorial y elegante; un oasis de tranquilidad que se refugia en la Naturaleza, entre extensos prados verdes, jardines, plazas y aguas limpias, y que nos ofrece bellísimos paseos por calles históricas y casi medievales.

A apenas tres horas en tren desde Bruselas, los primeros pasos en la entrada de la ciudad ya nos muestra una de sus mayores joyas, su Catedral del Notre Dame, de estilo barroco, y a partir de ahí, una sucesión de plazas ampliar nos van llevando, entre edificios clásicos, hasta el punto neurálgico de la ciudad, la Chemin de la Cornise, un bellísimo paseo que bordea el río Alzette que cruza la ciudad. Justo encima se encuentra Le Bock, un pequeño macizo rocoso que en sus días sirvió de fortaleza y que está horadado de laberintos y cuevas desde donde se tienen unas maravillosas vistas de Luxemburgo.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top