La Iglesia Germigny-des-Pres, herencia carolingia

germigny-des-pres

Entrar en una vieja iglesia siempre es una especie de experiencia mística. Yo no soy una religiosa ferviente que no se pierde una misa y de hecho me gusta mucho mas acudir a la iglesia cuando no hay gente que cuando se agolpa la multitud. En un mundo tan ruidoso y rápido como el nuestro el interior silencioso y tranquilo de un templo religioso hace que la mirada se vuelva sobre nosotros mismos.

Y si esto lo logran las iglesias modernas, ¡imaginaos las mas antiguas! Bueno, quien haya tenido la oportunidad de poner el pie en algún templo religioso centenario sabrá de lo que estoy hablando. Por eso, estés dónde estés en vuestras vacaciones, mi consejo es que visitéis una iglesia o un sitio similar: os bajarán las revoluciones de las vacaciones, como si estuvierais mirando a través de otro cristal.

Un sitio así es la iglesia de Germigny-des-Pres, hoy una parroquia pero anteriormente un simple oratorio. Está en Francia, en Órleans, y fue construida en 806 por el obispo Theodulf, uno de los consejeros del mismísimo Carlo Magno. El corazón original de la estructura se conserva, aunque con tantos años ha sufrido daños y restauraciones permanentes, pero es una de las iglesias mas antiguas de su tipo, carolingia, en el país.

germigny-des-pres-2

En un comienzo era el oratorio privado del obispo Theodulf, cuando él residía en estas tierras, un hombre aristocrático de familia visigoda que con las invasiones moras huyó al norte. Con el tiempo se convertiría en uno de los consejeros de confianza de Carlo Magno y un hombre influyente en la corte carolingia, hasta que en 798 fue nombrado Obispo de Órlenas y abad de la Abadía de Fleury.

La capilla privada del obispo se terminó en el año 805 y se dedicó a Dios, el Creador y Salvador. Desde allí Theodulf se encargaba de enriquecer la biblioteca de la abadía, en ese momento la mas grande Europa, de administrar justicia y de entrenar al clero. Muerto Carlo Magno mantuvo su posición hasta que dos años después fue acusado de traición y encerrado hasta su muerte, en 821.

La iglesia sobrevivió al paso del tiempo y a dos invasiones normandas hasta que en 1065 se convirtió en parroquia. Entonces sufrió algunas modificaciones arquitectónicas y es su larga existencia la que ha convertido en un ejemplo particular de arquitectura carolingia: tiene un estilo que no se inspira en los edificios romanos antiguos (como otras obras de la época), sino en trabajos moriscos, bizantinos y hasta armenios. El interior tiene una colección de frescos, hoy muy pocos, relieves en estuco y un ábside con mosaicos hechos de cubos de vidrio y piedra coloreada en dorado, negro y azul. Tiene además, una inscripción en latín.

Información práctica sobre la Capilla Germigny-des-Pres:

. Horarios:  todos los días, mientras haya luz.

. Entrada:  gratuita

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top