La Capilla de los Huesos, un sitio siniestro en Évora

Capilla de los Huesos en Evora

Évora es una antigua ciudad de Portugal situada al sur del país y cerca de la capital, Lisboa. Es un lugar con una historia que se remonta a los romanos, que fue ocupada por los musulmanes y finalmente por los cristianos. Es pequeña y su pintoresco casco histórico ha sido  declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO. Precisamente dentro de este núcleo de callejuelas centenarias que son el corazón de Évora encontramos una de las iglesias mas extrañas y terroríficas del mundo, prohibida para miedosos.

Se trata de la Capela dos Ossos o en castellano, la Capilla de los Huesos. Esta pequeña capilla está dentro de los muros de la Iglesia de San Francisco y fue mandad a construir por unos monjes. Es un espacio que mide mas de 18 metros de largo por 11 metros de ancho y cuyas paredes y las columnas que sostienen el techo están decoradas con calaveras y huesos humanos. Muchos, pero muchos huesos incrustados en el cemento como si fueran un material de construcción más.

Se dice que son los restos óseos de mas de 5000 cadáveres y ya la cifra espanta un poco. ¿Cuándo sino en el cementerio estaremos rodeados por tantos muertos? Bueno, precisamente de los varios cementerios que tenía la ciudad en otras iglesias es que provienen estos huesos. La peculiar capilla fue construida en el siglo XVI con el objetivo de transmitir la idea de que la vida por este mundo es algo transitorio así que la leyenda que nos recibe a la entrada no es menos espeluznante: “nós ossos que aquí estamos pelos vossos esperamos” o, nosotros los huesos aquí, esperamos por los vuestros.

Capilla de los Huesos en Evora

La luz penetra por tres pequeñas aberturas a la izquierda y la luz se refleja sobre las paredes y columnas con huesos y sobre el techo blanco pintado con motivos mortuorios. Según los guías, que parecen el barquero de la muerte, hay una leyenda que habla sobre dos momias que cuelgan de una de las paredes. Se dice que en vida fueron un padre y un hijo muy violentos con su esposa y madre al punto de que la mujer los maldijo clamando que, muertos, ni el infierno los recibiría. Cuando murieron la tierra resultó ser tan dura que no pudieron enterrarlos y terminaron así en la tétrica capilla.

No quiero ni imaginar cómo debe ser pasar una noche aquí. Aunque dicen que no hay lugar mas tranquilo que un cementerio…

Tags: ,

Imprimir


1 comentario

  1. joao de canha dice:

    me parece como toda iglesia o capila antigua que refleja el pensamiento de una epoca, pensamiento que nos hace reflexionar e ir a loa mas adentro de nuestros conocimientos recordandonos que somos mortales, y que el paso por la tierra aunque efimero no debe ser vacio o inutil. venimos a cumplir una mision personal que solo nosotros estamos capacitados para realizarla. soy nacido en Isla de Madeira y no conozco nada de la parte continental, hago votos para que en algun momento no muy remoto, pueda ir a conocer mi hermosa patria. saludos desde Venezuela.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top