Hotel Spa Tayrona: ecohabitaciones en un Parque Natural

Spa Tayrona en Colombia

Con el sello indudable de las nuevas tendencias, que buscan el relax y el contacto con la naturaleza en un marco respetuoso del ambiente, encontramos estas singulares chozas tayronas, todas con vista al mar y un casi inesperado confort.

Estamos en el Parque Nacional Tayrona, en Colombia, quince mil hectáreas en la región caribeña  a 34 Km. de la ciudad de Santa Marta, uno de los parques naturales más importantes y con una enorme biodiversidad que debió adaptar su hábitat desde el nivel del mar hasta los novecientos metros de altura.

Si nos instalamos aquí los días pueden transcurrir sin que nos demos cuenta, arrullados permanentemente por la música de las olas acariciando las rocas volcánicas de la playa. Es lo que nos propone  Spa Tayrona, en el Parque Natural, donde se han levantado catorce chozas al estilo arquitectónico de los pueblos originarios, en apariencia unas sencillas construcciones con techos de hoja de palma pero que nos esperan a todo lujo y confort.

Poseen baño, sala de estar, terraza, zona de descanso con hamacas, y están provistas de aire acondicionado y cajas de seguridad.

El complejo brinda un servicio de spa con dos masajistas expertas que ofrecen tratamientos corporales con sales del Mar Muerto, chocolaterapia, aromaterapia, y otros con productos naturales y silvestres.

El restaurante invita con excelentes preparaciones que incluyen sofisticadas recetas internacionales y platos sencillos como hamburguesas, sándwiches, carnes, pescados o pollo a la parrilla.

Cosas para hacer en el Parque Tayrona:

Visitar el lugar sagrado para los habitantes de la región, justo frente a las ecohabitaciones; una pequeña cumbre que domina la orilla hasta la que llegaban con sus ofrendas para los dioses.

Realizar una caminata por la orilla del mar hundiendo los pies en la arena; leer o explorar playas más lejanas, ya que no es recomendable nadar o meterse en el agua ya que las aguas ocultan bellos pero un peligrosos arrecifes.

Explorar el camino hacia el sur, que se interna en las rocas volcánicas y arenas oscuras; tiene el sabor de una expedición en la cual podremos observar la fauna local, como aves y pequeñas iguanas verde brillante que se ocultan entre las piedras.

Conocer las ruinas arqueológicas y la historia del pueblo tayrona.

Otras opciones en el Parque Tayrona: cómodas cabañas para hasta 5 personas; hospedaje de hamacas y un espacio para camping para 30 carpas para, como máximo, cinco personas cada una.

Foto: La Nación

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top