Escapada al sabor en la Bahía de Arcachon

cap-ferret

En Aquitania, en el límite entre España y Francia, se encuentra el departamento de Gironda, origen del mítico grupo parlamentario de los girondinos, protagonistas de la Revolución Francesa. Es la llamada  Costa de Plata sobre el océano Atlántico; precisamente aquí se encuentra la Bahía de Arcachon, famosa por sus ostras, con extraordinarias bellezas naturales; para disfrutar a pleno recomendamos visitarla fuera de temporada, pues es un lugar altamente turístico.

La Bahía de Arcachon alberga un lago de agua dulce llamado Eyre y sus ostras son conocidas desde la época romana, alabadas por poetas como Ausonio y Sidonio, y más adelante por el gran escritor francés Rabelais.  Actualmente Arcachon es la principal criadora de ostras de Europa y uno de los más grandes centros ostrícolas.

El recorrido abarca ochenta kilómetros desde Cap-Ferret hasta la Duna de Pilat que se hacen bordeando la costa, en automóvil, en bicicleta o a pie, a lo largo de los  cual disfrutaremos de innumerables bellezas naturales y culturales. Lo primero que llamará nuestra atención son los crassats, surcados por canales llamados esteys; estas son formaciones ostrícolas que se cubren de fina hierba y solamente se descubren cuando baja la marea.

Cap Ferret es un cabo de unos 20 Km. de longitud que se puede recorrer completamente; nos espera con paseos en bicicleta por el pinar, baños en la bahía o el océano y degustación de ostras en los restaurantes al aire libre.  El faro, 52m. de altura y 258 escalones, alberga una exposición y espectáculo audiovisual sobre la península. Un trencito turístico parte del embarcadero de Bélisaire hasta la playa del Horizon; otros lugares para conocer son las ruinas de la villa argelina de L´Herbe, una excentricidad de León Lesca, constructor del puerto de Argel,  y el pueblo ostrícola con sus cabañas de colores, cuidadosamente preservadas, a cuya salida está la antigua reserva de peces de Piraillan, 40 Ha. en medio del bosque que hoy en día es un paraíso para las aves.

Ya en la Reserva Natural de Prés-Salés, su sendero litoral avanza en zig-zag hasta Arès; hay un Centro de Interpretación en la antigua cabaña del resinero.  Arès es un pueblo ostrícola y puerto deportivo elegido como lugar de veraneo familiar; en el paseo marítimo veremos la Torre Redonda, un antiguo molino de viento, y el Estanque de St-Brice es ideal para tomar un baño. Si prefieren caminar, hay un sendero litoral de dos kilómetros entre pinos, que llega hasta la playa des Quinconces.

Esta playa se encuentra en Andernos-les-Bains, otro importante lugar de veraneo en el fondo de una bahía, con casi 5 Km. de playas; en el centro urbano se encuentra la Casa Louis-David, una mansión señorial del siglo XIX donde hay un museo de objetos de la época galo-romana. Aquí se encuentra la pequeña iglesia de St-Éloi, cuyo ábside es del siglo XI, los vestigios de una villa galorromana y el espigón más largo de Francia, de 232 metros de largo.

Queda mucho en el tintero; si la idea es quedarse, encontrarán muchos alojamientos sencillos y discretos a precios económicos a pesar de tratarse de un lugar netamente turístico; comer no será problema pues hay restaurantes marineros en toda la región.

No debéis perderos: paseo en pinaza, típica barca alargada y de colores que es el símbolo de la bahía; Isla de los Pájaros, con sus crassats, pequeño bosque de pinos y cabañas sobre zancos; la reserva natural del banco de Arquin, un islote de arena de 4 Km2 que cambia de forma según las corrientes del Atlántico y es el hogar de 4.500 parejas de charranes patinegros. Saborear las ostras a la “arcachonnaise”, acompañadas por pequeñas crepes calientes de salchicha y vino blanco seco. en buñuelos, gratinadas, con sabayon al vino blanco, conservadas en miel o sal, encebolladas o en paté.

Las ostras de la bahía de Arcachon tienen diferentes texturas y sabores según el pueblo ostrícola del que provengan; con prudencia y respetando las indicaciones, se puede vivir la experiencia de recoger ostras de la arena y prepararlas uno mismo, junto con cangrejos verdes, camarones y otras delicias del mundo marino.

Foto: Wiki Commons

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top