Escapada a Ginebra

ginebra-en-invierno

Esta bella ciudad no es solamente el lugar de nacimiento de Jean-Jacques Rousseau o del agua tónica, inventada por un joyero llamado Jacobo  Schweppe a fines del siglo XVIII;  en los últimos años se ha convertido en un destino turístico muy demandado ya que ofrece relax, contacto con la naturaleza, deporte y diversión.

A pesar de ser la ciudad más importante de Suiza junto con Zurich, Ginebra conserva su encanto pueblerino y sus habitantes mantienen el gusto por la vida rural; por ejemplo el ayuntamiento ha puesto en alquiler unas parcelas en las afueras de la ciudad para que los ginebrinos cultiven su propia huerta, y algunos deben esperar años para tenerla!

El símbolo de la ciudad es un  gigantesco surtidor que lanza agua a una velocidad de 200 Km. por hora alcanzando hasta 140 metros de altura, visible desde cualquier punto de la ciudad: el conocido como Jet d’eau (el chorro de agua).

Como también es símbolo de la ciudad el lago junto al que se asienta: el lago Leman, que curiosamente hace de frontera entre Suiza y Francia, y en el que podremos permitirnos el lujo de pasear en alguno de los muchos barcos que lo recorren para visitar los pueblicitos costeros.

Circuito en bicicleta: El surtidor es el punto de partida para este circuito que comienza en la Place du Rhône; la bicisenda nos llevará hasta Anière, a 10 Km., con su bistrot, muelle y espléndida vista de Ginebra. Aquí podremos visitar el pueblo medieval de Hermance y a nuestro regreso pasaremos por dos parques: Eaux-Vives y La Grange con sus doce mil rosales, los dos más antiguos y más hermosos de la ciudad, con su teatro de verano donde han actuado artistas de talla internacional.

Ruta de los viñedos: Saliendo hacia el suroeste, entre las villas de Sézenove y Confignon, encontraremos Lully, a 11 km de la ciudad, que nos ofrece la posibilidad de catar vinos excelentes. Luego podremos abordar el teleférico que nos deja en la meseta de Salève, a 1.375 metros de altitud. Aquí hay tres puntos de despegue para entusiastas del parapente y se aconseja lanzarse al atardecer para disfrutar de panorámicas impactantes. A nuestro regreso pasaremos por los distintos barrios que actualmente componen Ginebra, cada uno con su propia identidad: Carrouge, trazado por urbanistas piamonteses en el siglo XVIII; Internacional, con el Palacio de las Naciones y el Museo de la Cruz Roja, y el casco antiguo, con sus pintorescas placitas medievales y la catedral de San Pedro.

Crucero por el Ródano: Se abordará un barco que baja 15 Km. por el Ródano, desde el Quai des Moulins en l’île hasta la presa de Verbois, descubriendo la vida natural a orillas del río, y luego regresar a pie disfrutando de hermosos paisajes, praderas, mansiones románticas y bellos palacios, entrando a la ciudad por el sector de huertas. Luego atravesaremos el bosque de la Bâtie, donde se ha construido un estanque y creado un zoológico donde conviven representantes de especies de la fauna de la región.

Queda mucho en el tintero: los baños municipales Des Pâquis, visitados por todo el mundo para relajarse o tomar algo; Des Grottes, centro de la cultura alternativa; Ilot 13, en Montbrilliant, talleres de pintura, salas de espectáculos, mercado y restaurante ecológico; la zona de los diseñadores que van creando el estilo propio de la ciudad, jóvenes y transgresores o más tradicionales para los amantes de las telas y estilos clásicos. La Casa Davidoff, meca de los entusiastas del puro, con codiciados habanos de los mejores lugares del mundo y accesorios de la marca como carteras, bolígrafos o cinturones. O los jardines donde se encuentra el precioso reloj de flores.

La llegada de la noche es otra historia; hay lugares de moda donde van a lucirse los famosos, como la plaza del Molard o la del Bourg-de-Four en el casco antiguo; otros para degustar vinos, también la posibilidad de disfrutar de proyecciones y conciertos al aire libre, en el parque La Grange y el patio del Ayuntamiento. Otros lugares más originales son L’Usine, fábrica reconvertida en centro cultural alternativo o el Palais Mascotte, una institución que ha reabierto sus puertas.

Os dejo donde podréis encontrar más información sobre la ciudad: turismo de Ginebra

Foto: Wiki Commons

Tags:

Imprimir


2 comentarios

  1. azarbe dice:

    Jaccobo Schweppes, no era farmaceutico, era joyero y se traslado a Londres donde en 1783, lanzo al mercado la primera agua con gas (soda). Los origenes de Schweppes son los más antiguos del segmeto de refrescos.

  2. Adriana Kreiman dice:

    Hola Azarbe, tienes razón, ya lo hemos corregido, gracias por tu interesante aporte y por comentar!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top