Costa del Maresme, escapada a la vida marinera

arenys-de-mar

La Costa del Maresme es la franja litoral de Barcelona que se extiende desde Montgat hasta el río La Tordera, en Blanes, donde comienza la llamada Costa Brava. Custodiada por la Cordillera Litoral, espera al visitante con sus largas y arenosas playas, aldeas de pescadores y puertos deportivos, envuelta en el suave clima y la luminosidad mediterránea. Tradicionalmente dedicada a la agricultura y la pesca, esta región es desde hace mucho tiempo un destino turístico privilegiado.

Hay mucho para ver y hacer aquí en El Maresme pues cuenta con instalaciones turísticas ideales para unas vacaciones tranquilas en contacto con la Naturaleza, como campings, lugares de ocio e instalaciones deportivas como excelentes puertos y pesqueros como Arenys de Mar, primer puerto pesquero de la Costa del Maresme, y los puertos de Masnou y Port Balís en San Andrés de Llavaneras. Los principales centros turísticos por su parte se encuentran en poblaciones como Caldes d´Estrac, Calella, Pineda de Mar o Malgrat de Mar. Son en total unas treinta poblaciones a lo largo de la costa, cada una con sus propios atractivos turísticos y un estilo de vida que las ha convertido en la residencia permanente de muchos barceloneses.

Por ejemplo Arenys de Mar, una población netamente marinera, de hecho un barrio marítimo desde el siglo XIV en cuyo puerto se celebran las tradicionales subastas de pescado y que concentra casi la totalidad de la flota pesquera de la región. Aquí se encuentra la iglesia parroquial de Santa María, construida en el siglo XVI, que alberga espectaculares retablos de estilo barroco catalán realizados por el escultor Pau Costa. Otros edificios interesantes son el Mercado Municipal, de arquitectura modernista, ubicado en la Rambla, y el antiguo Hospital Xifré.  Los entusiastas de los museos se sentirán a gusto: pueden visitar el Museo Frederic Marés de la Punta, considerado uno de los mejores de Europa, y el Museo Mollfulleda de Minerología.

Un pueblo pintoresco, estrecho y alargado, es El Masnou, cuyo barrio de Ocata fue fundado por pescadores de Leucata, en el Rosselló. Sus calles escalonadas son custodiadas por la Iglesia de Sant Pere, del sigloXVIII, y casi llegan hasta la playa. Para saberlo todo acerca de la historia de El Masnou lo mejor es visitar su Museo Municipal, con valiosas colecciones arqueológicas y náuticas. El Paseo Marítimo nos llevará hasta el Puerto Deportivo El Masnou bordeado de excelentes tabernas de mar.

Uno de los más turísticos es Sant Andreu de Llavaneres, ideal para los entusiastas de la arqueología ya que aquí está el poblado neolítico de Rocs de Sant Magí. Predomina la arquitectura modernista en edificios y mansiones. Junto a la atractiva playa se encuentra el Puerto Deportivo El Balis, escenario de competencias deportivas, y uno de los mejores campos de golf de Europa. No se debe dejar de visitar la pequeña y hermosa Caldes d’Estrac, de menos de tres mil habitantes, pionera de la actividad turística de Cataluña, con su balneario termal e instalaciones para la práctica de todo tipo de deportes. Son dos núcleos poblacionales: Vila Vella y la Vila Nova, ésta última del siglo XVIII. Aquí se pueden ver varias torres vigías que formaban la línea defensiva de la costa contra los ataques de piratas.

Es muy fácil llegar a Costa de Maresme, ya que se encuentra entre los aeropuertos de Barcelona-El Prat y el de Girona-Costa Brava, que reciben vuelos de las principales compañías aéreas incluidas las de bajo costo, conectadas con las ciudades mediante trenes y autobuses. Si la idea es quedarse, en la región encontrarán casi un centenar de hoteles y alojamientos para todos los gustos y presupuestos. Comer no será problema: abundan los restaurantes, pero más allá de dónde se sienten a comer, lo importante será saborear la gastronomía local, como rabo de toro, asaduras extremeñas, y todo tipo de pescados fritos o a la plancha.

Foto: vía WorldAtlasPedia

Tags: ,

Imprimir


2 comentarios

  1. Hola!

    Me ha hecho especial ilusión ver este post, soy de Arenys de Mar y la foto es el Castillo de Can Jalpí de Arenys de Munt! La verdad es que la costa del Maresme es un lugar perfecto para todo tipo de gustos pues puedes ir a la playa o bien hacia la montaña, además hay tranquilidad y muy buena gastronomía. Yo suelo escaparme también hacia la Costa Brava, Tossa de Mar, Begur o Calella de Palafrugell son mis localidades preferidas. En calella recomiendo el Hotel Garbí, está muy bien ubicado y tiene mucho encanto! siempre voy allí.

    Un abrazo,
    Elisabeth

  2. Muy buen post con un montón de información! La costa del maresme es un sitio precioso para ir en familia y no hay aburrimiento! Puedes relajarte en las largas playas o practicar cualquier deporte además de comer comida pesquera deliciosa! Una localidad muy especial es Santa Susana, puedes contemplar el contraste entre mar y montaña y es un sitio tranquilo con muy buen ambiente :).

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top