Visitando Baku, la capital de Azerbaiyán

palacio-shivanshahs

En el Caúcaso, lugar de historias y leyendas, está Azerbaiyán, un pequeño estado que descansa a orillas del Mar Caspio y que tiene fronteras con Irán, Armenia, Georgia y Rusia. Tal cercanía pues le ha valido quedar bajo la órbita comunista por décadas y aunque la Unión Soviética ya es historia los vecinos siguen pesando. La gente en este país practica mayoritariamente el islam chiita y aunque en teoría es una democracia no es de las democracias más defendidas del mundo.

Su ciudad capital es Baku, una ciudad portuaria que está sobre la costa oriental del Mar Caspio y que es el centro de toda la actividad petrolera de la zona. Es decir, abunda en refinerías e industrias relacionadas con los equipos para esta actividad económica, pero también hay mucha industria textil, astilleros, cementeras y demás. Pero más allá de todo lo moderno de esta ciudad, ya sabemos que el puerto nunca es la parte mas bonita de ninguna,  hay que saber Baku es una ciudad antigua, con siglos de historia.

Baku fue fundada en el siglo XI y por eso conserva mezquitas, antiguas residencias y palacios de los siglos XIV y XV principalmente. Un paseo por sus calles es un paseo por la historia del país así que podemos dividir la ciudad en tres zonas: una zona antigua, la zona construida por los soviéticos durante los años de comunismo y el ensanche. Desde el año 2000 el casco histórico de Baku es considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO ya que conserva todavía calles, murallas y torres centenarias. Aquí encontramos la Torre de la Doncella del siglo XI, muchas mezquitas y el llamado Palacio de los Shirvan Shahs del siglo XV, por ejemplo.

baku

En la zona de ensanche es donde están los principales museos y ya fuera de las murallas nos topamos con la ciudad moderna propiamente dicha que está dividida en once distritos. Hay museos dedicados a la arqueología, a la etnografía, a los libros, al arte antiguo, a la agricultura del país y muchos hogares-museos de personajes importantes en la historia de Azerbaiyán. Le sumamos fortalezas, un barrio mercantil de los siglos XVI y XVII, una bonita iglesia ortodoxa, los baños del siglo XV y XIX y siete teatros.

Además, en los alrededores de Baku está Ateshgah, un impresionante complejo de templos antiguo que tiene salidas de gas natural ardiendo (por eso le dicen la Casa de Fuego), y Gobustan, un museo al aire abierto con piedras con dibujos de la Edad de Piedra. ¿Te animas a volar hasta Azerbaiyán?

Fotos: vía indigoprime

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top