Visita al Castillo de Edimburgo

Castillo de Edimburgo

Curiosamente a pesar de ser la capital de Escocia desde mediados del siglo XV, Edimburgo no es la ciudad más grande del país, sino que ese privilegio le corresponde a Glasgow. Tanto su ciudad antigua como su ciudad nueva están declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, de ahí que sea un lugar imprescindible para aquellos que quieran darse una pequeña escapada de fin de semana.

Uno de los monumentos a destacar de la ciudad es su castillo, el más grande de Escocia (que ya es decir porque el país escocés es tierra, entre otras cosas, de castillos) y que ha estado siempre ligado a la historia de Edimburgo a lo largo de los siglos. Lo encontramos sobre la cima volcánica de Castle Rock, desde la que se puede ver la mejor vista panorámica de Edimburgo. Por eso su visita no solo nos permite disfrutar de la fortaleza sino de toda la ciudad.

Desde su construcción tuvo que ser restaurada y ampliada en numerosas ocasiones. No en vano a lo largo de su historia ha sufrido numerosos ataques y asedios enemigos. Su origen está a mediados del siglo XII bajo el reinado del monarca David I.

Se accede al castillo a través de lo que se conoce como la explanada, en la que cada verano tiene lugar la célebre Military Tattoo, ya que tres de sus lados están limitados por abruptos acantilados. Antes de llegar podéis ver el Palacio de Holyrood y buena parte de la Royal Mile, dos de los atractivos que tampoco hay que perderse en la ciudad.

Del interior no debemos perdernos rincones como el Cañón de las Trece Horas, que cada día se dispara precisamente a esa hora; la exposición permanente de los Honores de Escocia, que alberga las Joyas de la Corona Escocesa y los objetos del Tesoro Real escocés; la Piedra del Destino, la piedra en la que fueron coronados todos los monarcas escoceses; o la Capilla de Santa Margarita, la zona más antigua de la fortaleza.

Hay algunas otras atracciones en el interior, como el Memorial Nacional de la Guerra de Escocia en honor de los soldados que perdieron la vida en la I Guerra Mundial; el Mons Meg, un enorme cañón del siglo XV; la visita a las prisiones de guerra o el Museo Nacional de la Guerra, con las habitaciones del Palacio Real y la cárcel militar.

– Información adicional

  • Horarios: El Castillo de Edimburgo abre todos los días del año. Desde marzo a octubre lo hace de 09.30 a 18.00 y de noviembre a febrero de 09.30 a 17.00 horas. La última entrada que se permite es 45 minutos anterior al cierre. Está cerrado los días 25 y 26 de diciembre.
  • Precios: La entrada cuesta 14 libras esterlinas; 8,20 libras para los niños entre 5 y 15 años. De junio a septiembre se encarece la entrada una libra para los adultos)

Foto Vía Quezi

Tags: , ,

Imprimir


1 comentario

  1. Viajes y Turismo Mora Ltda. dice:

    Si algo nos asombra es poder soñar con una visita a uno de esos castillos tan hermosos que sirven de escenarios de grandes producciones a nivel mundial. No importa que temamos o que un fantasma, aunque sea irreal la visión, haga su aparición en cualquier momento. Recorrer sus pasillos, deambular por los tuneles secretos, divisar el horizonte desde sus torres, pasear por el terraplen de un lado a otro sintiendo que estamos en la época medieval y lo mejor y más relevante hacer una entrada triunfal por el puente levadizo y luego mirar hacia atrás, de pronto se encuentra uno con la historia y sería una experiencia inolvidable.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top