Viajes con encanto en tren

tren-a-lhasa

Elegir de entre tantas opciones como hay cuáles son los mejores viajes en tren con encanto del mundo es una tarea harto difícil. Podría remitirme a listas publicadas por catálogos oficiales u organismos públicos, pero no dejan de ser subjetivos. Dentro de esa subjetividad que siempre hay cuando se intentan elegir los mejores sitios (y es que sobre gustos no hay nada escrito), permitidme que dé mi opinión sobre los que creo que son viajes con encanto en trne que a ser posible no deberíamos perdernos.

Intentaré en la medida de lo posible basarme en los paisajes que se cruzan, en las ciudades que se visitan, en la propia historia del tren y en la calidad de los servicios que ofrecen.

Son muchos los que podrían entrar en esta lista, y muchos los que me dejaré atrás, pues podría hablar del Ghan en Australia, del Bergen Railway en Noruega, de nuestro Transcantábrico o del Palace on Wheels en la India, pero hoy por hoy, si yo tuviera que realizar cinco de esos viajes,´sin límite de gastos ni de tiempo, yo me decantaría por éstos:

– Venice Simplon Orient Express

Muchos podrán considerar que hoy día hay trenes que lo superan, y que le queda mucho nombre, pero poco más. Sin embargo, el Orientt Express siempre lo he considerado como “el viaje en tren”. Cruzar Europa alojado en vagones de principios del siglo XX; revivir en tu imaginación aquellas míticas historias en un tren de leyenda. Es por historia, quien mejor puede ganarse ese apelativo de viaje con encanto. Pero tampoco hay que despreciar los paisajes que cruza ni las ciudades que visitas, pues sus rutas cubren media Europa, siendo la principal la París-Estambul, que además cruza Hungría y Rumanía por hermosos lugares como los Cárpatos.

– Shangri-La Express

¿Os imagináis cruzar el Himalaya en tren? ¿hacer parte de la ruta de la Seda? ¿rememorar aquellos viajes de Marco Polo? el Shangri-La Express nos lleva desde Pekín hasta Lhasa, capital del Tibet. 4.000 kms. de distancia en los que se alcanzan alturas superiores a 4.000 metros de altitud, y en los que atravesaremos, por ejemplo, la meseta de Quinghai Tibet, la más alta del mundo, el paso de Tanggula a 5.072 metros de altitud, al lago Cuona, extensión de agua dulce más alta, o al Pico Yuzhu desde donde podremos hacer maravillosas fotografías de las cumbres del Himalaya. Un viaje que es toda una experiencia, no sólo ya por el encantador encuentro con la Naturaleza, sino por lo espectacular y orientalidad de su cultura.

– Hiram Bingham Express

Es el tren que nos lleva desde Cuzco a la localidad de Agus Calientes, en Perú, a los pies del Machu Picchu, y atravesando todo el valle de Oyantaytambo. De nuevo, naturaleza y más naturaleza. De nuevo, historia y más historia. y en este caso, además, unimos la historia sagrada del lugar donde casi podremos vivir una auténtica aventura mística, con la propia historia del tren, que le debe el nombre al explorador que descubriera las ruinas en aquellas majestuosa cumbres andinas.

– Pride of Africa

“El Orgullo de África”: menudo nombre para un tren. Digna mención para un tren que nos ofrece por sus ventanillas los espectaculares paisajes de las sabanas africanas y que nos da la sorpresa final de mostrarnos a un tiro de piedra la exuberancia y la fuerza de las Cataratas Victoria, cuyo ensordecedor ruido se confunde con el del propio tren. Distintos recorridos los que tiene y que nos pueden llevar desde Pretoria a Ciudad del Cabo, a Zimbabwe, o incluso cruzar Africa para llevarnos la capital egipcia de El Cairo.

– Decan Odissey

Si os hablo de visitar lugares como Agra y el Taj Mahal, o el Palacio de los Vientos en Jaipur. Si os hablo de conocer a fondo la cultura hindú, y de vivir la magia de su historia y de sus creencias y tradiciones. ¿Qué pensariáis? El Indian Maharajá Decan Odyssey es hoy en día, uno de los trenes de lujo más caros del mundo. Todo el tren desborda placer tanto en sus vagones como en los servicios que ofrece, y es que hasta masajes tenemos en ellos. Y todo aderazado con cruzar un país, India, que ya llama la atención por sí sólo. 21 vagones, pero sólo 11 son para loajrse, pues el resto lleva biblioteca, gimnasio, spas…

Como os digo, son mis 5 elecciones. Pero cómo no: yo, por mí, me apuntaría a otros muchos que hay repartidos por el mundo, y muchos de ellos no tan conocidos y mucho más cortos, como el tren de Flam en Noruega, o el Transilvania Express, que nos hace la ruta de Drácula.

Sólo permitidme que os deje dos enlaces más. En el primero está una reciente clasificación por continentes de lo que son los 25 mejores viajes en tren según la Sociedad Internacional de Viajeros del Ferrocarril. En cuanto al segundo, podréis encontrar otros muchos viajes en tren que merece la pena conocer.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top