Viaje a Val d’Isere, guía de turismo

Val d'Isere

Val d’Isere, en Francia, pero a sólo cinco kilómetros de la frontera con Italia, es una de las mecas de las vacaciones en la nieve. Aquí encontraréis algunas de las pistas más altas y mejores en las que se puede practicar esquí. La estación de esquí de Val d’Isere, asociada al pueblo de Tignes, cuenta en total con más de 300 kilómetros de pistas, con niveles para todos los esquiadores.

Esta estación comenzó a ser famoso a partir de la década de 1970, momento en el cual comenzaron a surgir una serie de hoteles para atender al turismo masivo que ya venía por aquí. Sin embargo, aparte del esquí, la animación y la vida nocturna de Val d’Isere la hacen ideal. Hay además un montón de buenos restaurantes franceses. Incluso,se convierte en un lugar concurrido durante el verano, cuando los turistas acuden para hacer senderismo o parapente.

CLIMA

La temporada de esquí en Val d’Isere se desarrolla entre los meses de noviembre y abril, cuando la época fría y el esquí está en su máximo apogeo. La nieve suele ser excelente y el turismo es alto, con bastante afluencia. El clima no es demasiado riguroso en comparación con otras estaciones de esquí.

Durante los meses de verano, el clima es fresco y soleado, y atrae a grandes excursionistas, que llegan aquí atraídos por el senderismo, y a escaladores. Si tenéis pensado ir a Val d’Isere en verano, hacerlo entre los meses de julio a septiembre, cuando las nieves de la parte alta ya se han derretido.

ESQUIAR EN VAL D’ISERE

Si deseáis venir hasta aquí, tenéis que saber que esta estación se combina con Tignes para ofrecer una gran cantidad de pistas de esquí a todos los niveles. Hasta las laderas de Solaise se puede llegar desde el pueblo a través de un teleférico que sale desde el centro del pueblo.

Allí en Solaise pueden esquiar tanto principiantes, esquiadores de nivel intermedio y expertos. Las pistas de esquí de Bellevarde ofrecen pistas de gran altitud, algunas de ellas de más de mil metros de altura, cercanas a la Daille. Esquiadores de todo el mundo llegan a Val d’Isere ya que, cualquiera que sea su nivel, encontrarán pistas de gran calidad.

DE COMPRAS

Val d’Isere tiene mucho que ofrecer para los que gustáis de comprar en vuestras vacaciones. Eso sí, la zona es un poco cara, por lo que hay que mirar bien el presupuesto y hacer cuentas. Los precios suelen estar mucho más asequibles a final de temporada, ya que las tiendas suelen intentar quitarse el stock de ese año lo más rápido posible. Hay también mini-supermercados y tiendas menos lujosas, además de autoservicios.

Val d'Isere en verano

COMER EN VAL D’ISERE

Hay más de cincuenta restaurantes en la zona, aunque algunos de ellos, con menús de primer nivel, y por tanto, un poco caros. Le Grande Ourse y el Hotel Savoy se encuentran entre los mejores restaurantes que puedes encontrarte aquí. Aunque, si no queréis nada exclusivo, sino algo a buen precio, las calles del pueblo están llenos de lugares dignos y baratos para comer.

Como suele suceder a menudo, los restaurantes más pequeños e íntimos son los que generalmente ofrecen un mejor precio, por lo que, si queréis, podéis preguntar a alguno de los habitantes locales, que os sabrán informar de dónde se come barato y de buena calidad. Lo mismo vale para los restaurantes en la montaña. No suele haber delicatessen allá arriba, aunque todo es cuestión de probar.

VIDA NOCTURNA

Después de esquiar todo el día, bien vale divertirse en la noche, dominada aquí por bares como Dick’s Tea Bar o Moris Pub, con un ambiente muy británico. No es de extrañar que veáis por aquí muchos ingleses y australianos. Muchos de ellos vienen incluso aún con sus botas de esquiar, y no escatiman quedarse toda la noche con ellas.

También hay muy buen ambiente en el bar del Hotel Christiana, de cuatro estrellas, aunque el ambiente quizás sea más sofisticado y chic. Dick’s Tea Bar empieza a ponerse bien a partir de la medianoche, con música a todo volumen. Aquellos que gustan de algo más tranquilo podéis ir a Club 21, y para bailar Le Graal.

ACTIVIDADES

Para aquellos que no les guste tanto esquiar, Val d’Isere ofrece la oportunidad de una piscina cubierta y una pista de patinaje sobre hielo al aire libre. También se puede practicar parapente, recibiendo lecciones a través de la oficina de turismo, o alquilar bicicletas y tándems.

A TENER EN CUENTA

Pocos son los alojamientos que se hallan cerca de las estaciones de esquí, por lo que a buen seguro necesitaréis hacer uso del transporte. En invierno, al ser una estación muy popular, si no reserváis con antelación, Val d’Isere puede estar muy ocupada, sobre todo si os toca una excursión de niños.

ALOJAMIENTOS

Si habéis decidido venir de visita y estáis buscando un lugar para quedaros, aquí podéis consultar diversos  hoteles en Val d´Isere.

MAS INFORMACIÓN

Tags: , , , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top