Viaje a Ammán, guía de turismo

Amman

Originalmente repartida en siete colinas o jabals, la capital del reino Hachemita, Amman, se extiende más allá de 19 montañas, y es el hogar de un millón de personas, casi la mitad de la población de Jordania. Conocida como la Ciudad Blanca, las colinas están cubiertas de un revoltijo de casas de piedra de colores, con sus techos planos, característicos de una ciudad del desierto.

En Amman se mezclan los edificios antiguos con las nuevas tiendas de diseño y los restaurantes internacionales. Esta mezcla se puede ver sobre todo en el centro de la ciudad, sobre todo alrededor de la Mezquita del Rey Hussein, centro vital de la ciudad. Las calles de Amman están llenas de mercados exóticos, con aromas intensos.

La historia de Amman se remonta más de cinco mil años atrás. una de las ciudades más antiguas del mundo, donde la historia es un encanto especial. La mejor época para viajar a Amman es un poco antes del verano, cuando no hace aún mucha calor, es decir, entre mayo y junio. Los meses que van de octubre a marzo son húmedos y fríos.

VISITAS EN AMMAN

– Ciudadela de Amman

Desde su posición en una colina que domina toda la ciudad, la ciudadela ha sido testigo de toda la historia de Amman. Ruinas y antiguedades se han excavado aquí, que han ido a parar al Museo Arqueológico de Jordania. Esta ciudadela era donde se encontraba la antigua capital de Rabath-Ammon. Numerosas excavaciones han descubierto restos de la Edad de Piedra, la época romana y musulmana.

En esta ciudadela podréis visitar el impresionante Palacio Omeya Al Qasr, una pequeña basílica bizantina, y lo que fue el Templo de Hércules, el Gran Templo de Amman. También tenéis que visitar el Museo Arqueológico de Jordania, donde veréis piezas de más de 700.000 años, sarcófagos de la Edad de Hierro, papiros del Mar Muerto, y muchas cosas más.

El Museo abre diariamente de 09.00 a 17.00 horas en invierno, y de 09.00 a 19.00 horas en verano. Los domingos y festivos los hace de 10.00 a 18.00 horas.

– Teatro Romano de Amman

Debajo de la ciudadela se halla el magnífico teatro romano, una reliquia impresionante de la antigua ciudad romana. Tiene capacidad para seis mil personas, y aún hoy se utiliza para algunos eventos. Dos museos culturales se pueden visitar en el complejo, el Museo del Folklore de Jordania, que muestra la vida tradicional del país, y el Museo de Tradiciones Populares, con trajes tradicionales y mosaicos de iglesias de los siglos IV al VI.

Ambos museos abren diariamente de 09.00 a 17.00 horas.

– La Estación de Tren Hedjaz

Esta estación de tren es como un túnel del tiempo a algún tiempo atrás. De aquí salen trenes que se dirigen a Damasco, y tardan ocho o nueve horas. Hay una muy buena colección de locomotoras de vapor, que se utilizan para las excursiones turísticas. Además se puede visitar un interesante museo del ferrocarril.

Teatro Romano en Amman

GASTRONOMIA

Si váis a Ammán lo mejor es la carne de cordero y la de pollo. Seguramente los platos siempre vendrán salteados con algo de verdura, y se suele comer acompañado del clásico pan jordano, que se hace sin levadura, y que no es alargado, sino en forma de torta.

El plato más característico en Jordania es el mensaf, elaborado con arroz, trozos de carne de cordero y una salsa de yogurt. Si os parece una mezcla rara, pediros falafel, unas croquetas hechas de garbanzos con especias.

OCIO

Ammán no se caracteriza por una interesante vida nocturna, que podéis encontrar en las páginas del periódico Jordan Times. Algunos de los cafés y restaurantes se convierten en pubs por la noche, aunque en algunos no se sirve alcohol, y otros no suelen cerrar más allá de las 02.00 de la madrugada. De todas maneras, sí encontraréis muchos bares tradicionales, con música árabe, para los turistas.

EXCURSIONES DESDE AMMÁN

En primer lugar podemos ir hasta la ciudad de Jerash, situada cincuenta kilómetros al norte de Ammán. Esta antigua ciudad es una de las más visitadas de Jordania, ya que se considera uno de los vestigios romanos mejor conservados del mundo. Al este de Ammán, en dirección a Arabia Saudí e Irak, se halla la gran llanura desértica de Castle Loop, donde se levantan un gran número de ruinas históricas de castillos, fortalezas y palacios.

A 45 kilómetros de Ammán tenemos el Mar Muerto, el punto más bajo de la Tierra, con 407 metros por debajo del nivel del mar. Con su alta concentración de sal, está desprovisto de vida animal o vegetal. Y por último tenemos el Monte Nebo, el lugar más sagrado de Jordania, ya que se cree que es la tumba de Moisés, donde se subió para ver la Tierra Prometida, y Madaba, conocida como la ciudad de los mosaicos, famosa por estos mosaicos omeyas y bizantinos de los siglos V al VII, que se halla a sólo 30 kilómetros al sur de Ammán.

CÓMO LLEGAR A AMMÁN

La mejor manera de llegar a Ammán es a través de su Aeropuerto Internacional Reina Alia, 32 kilómetros al sur de la ciudad. Para llegar a Ammán desde el aeropuerto tenemos los taxis amarillos, muy fiables y baratos, con precios fijos. También hay un servicio de autobús, que sale cada 30 minutos, entre las 07.00 y las 22.00 horas, y cada 60 minutos entre las 22.00 y las 07.00 horas. El billete es de 1.500 dinares por persona, y 0,25 dinares por maleta.

TRANSPORTES

Ammán es una ciudad relativamente pequeña y fácil de recorrer. Los taxis están disponibles, a precios razonables. Los taxistas suelen ser muy amables, y nos llevan correctamente a la dirección indicada. Los autobuses Airport Express salen de la terminal del aeropuerto, y se mueven por la ciudad hasta la Estación Abdali.

ALOJAMIENTO EN AMMÁN

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top