Vacaciones de verano en las playas de Galicia

Playa de las Catedrales

Dicen los gallegos que en las playas de Galicia hay leyendas y arenales, acantilados y aguas cristalinas, un poco frías eso sí. El mar es sinónimo de arte, cultura e historia en estas tierras. Se le profesa un culto ancestral, se le ama y se le odia, a partes iguales. Da la vida, y a veces la muerte. Casi tres mil kilómetros de costa que se abre y se cierra dando forma a sus particulares rías.

Desde la ría del Eo, lindando con Asturias, hasta Fisterra, pasando por el Cabo Ortegal, Teixido, Ferrol, Mariñas y la Costa da Morte. Y si bajamos hasta las Rías Baixas, más de lo mismo, un microclima de grandes arenales desperdigados por las rías de Muros, Noia, Arousa, Pontevedra y Vigo, con el encanto, cómo no, de las Cíes, ese paraíso en el que desde siempre se han distinguido algunas de las mejores playas del mundo.

Resultaría complicado hacer un recorrido minucioso por todas y cada una de las playas de Galicia. Porque todas tienen su encanto, su particularidad genuina que las diferencia de las otras. Hacemos una pequeña selección, abierta cómo no a vuestras sugerencias.

– LUGO

En la provincia de Lugo encontramos más de 30 playas, algunas de ellas muy conocidas no solo por sus aguas sino por el encanto natural que las rodea. Comenzaríamos nuestra lista por Ribadeo, en la frontera con Asturias, donde destaca la Playa de las Catedrales, llamada así por sus más de 300 acantilados erosionados por el mar a la manera de las catedrales góticas. Todo un espectáculo visual.

De Ribadeo a Barreiros, con las playas de Arealonga, As Pasadas, Fontela-Valea, San Bartolo y Altar. A diez kilómetros de Barreiros está Foz y su célebre Playa de A Rapadoira, en el estuario del río Masma. Siguiendo la línea de la costa llegamos a Burela y la Playa de Portelo y A Marosa. Por último nos quedarían lugares como Cervo y, sobre todo Viveiro, con las playas de Area, Covas y Sacido. No olvidamos tampoco las playas de Vicedo.

– A CORUÑA

Más de cien playas son las que podemos encontrar en la provincia de A Coruña. Ya que venimos de la costa de Lugo, el recorrido lo continuamos por Bares, Esteiro y, sobre todo, Ortigueira. De esta última hay que destacar las playas de Da Concha y Morouzos. Desde aquí se puede hacer un recorrido por las playas de los pueblos de Cariño y Cedeira, playas de acantilados y mar impetuoso.

De Cedeira paso obligado por Valdoviño y sus playas de Vilarrube, Rodo, A Frouxeira, Meirás y Baleo. Llegamos así hasta Ferrol, en las que destacan las playas de Doniños, San Xurxo y O Vilar entre otras. En la ría de Ferrol hay una serie de pequeños pueblos como Fene, Mugardos y Ares, que nos indican el camino para ir bajando por la Playa de Cabanas y el pueblo de Miño, con las playas de Perbes y Grande.

Frente a Miño se halla la turística Sada, lugar de veraneo de muchos coruñeses, y un poco más allá Oleiros y sus playas de Mera y Bastiagueiro. Antes de llegar a Coruña capital, la Playa de Santa Cristina en Oleiros nos sirve de pequeño preámbulo. Las playas coruñesas por antonomasia son las de San Amaro, Orzán, Matadero y Riazor, todas ellas playas urbanas a las que se llega muy fácilmente.

Playa de Rodas

A partir de A Coruña aparece la Costa da Morte con los pueblos de Arteixo, Laracha, Caión, Malpica, Ponteceso, Laxe, Cabana de Bergantiños, Camariñas, Corme, Camelle y muchos más. Son playas agrestes, salvajes, de fuertes acantilados, vistas maravillosas y una naturaleza exuberante, que da lugar a pequeñas calas con encanto. Costa da Morte que acaba en Fisterra tras pasar por Corcubión, Cee y Muxía.

Ahora hay que ir bajando por la ría de Muros, con la Playa de San Francisco como visita imprescindible. Frente a Muros tenemos Noia y sus playas de Taramancos y Testal, en un recorrido que nos lleva también por Porto do Son y la Playa de Caveiro; Ribeira y sus Dunas de Corrubedo y la Playa de Corna; A Pobra do Caramiñal y la Playa de Lombiña; y los pueblos de Boiro y Rianxo.

– PONTEVEDRA

La provincia de Pontevedra es el otro gran hito turístico de las playas en Galicia. Para no perder el hilo seguido hasta ahora nuestro recorrido lo iniciamos por Vilagarcía de Arousa y toda su ría, con playas como las de Preguntoiro y Concha. Frente a esta ría se sitúa la Illa de Arousa, con la preciosa Playa de Area de Secada. Desde aquí se sigue por Cambados, tierra de buenos caldos, y Castrelo, antes de entrar en O Grove, la patria del marisco.

En O Grove tenemos las playas de Mexiloeira y Area Grande entre otras, además de la Playa de A Lanzada, puerta de entrada de Sanxenxo, la Marbella de Galicia. Aquí tenemos playas como las de Lapa, Area Gorda, Foxos, Pragueira, Montalvo, Silgar, Paxariñas o Canelas. Junto a Sanxenxo tenemos Portonovo y las playas de Baltar, además de Poio y la Playa de Xiorto.

Marín se sitúa frente a Poio con playas como las de Portocelo, Mogor y Aguete, preámbulo de la hermosa Playa de Portomaior en Bueu. En este pueblo también situamos las playas de Lagos y Area de Bon. Se llega así a Cangas y la Playa de Menduiña, Nerga y Melide, antes de bajar por Moaña, Vilaboa y Vigo. En Vigo imprescindibles son las playas de A Punta, Samil, O Vao y Canido.

La excursión a las Islas Cíes desde Vigo es algo que no podemos perdernos. Las playas paradisíacas que allí encontramos merecen muchísimo la pena. Empezando por la Playa de Rodas, considerada una de las más hermosas del mundo, y siguiendo por las de Figueiras, y San Martiño.

Si dejamos las Cíes el camino nos lleva ahora por Nigrán y Playa América, Baiona y la Playa de Santa Marta y Barbeira, y por último A Guarda con las playas de Area Grande, Os Muiños y A Lamiña.

Todos y cada uno de los pueblos que os hemos ido nombrando tienen su encanto particular. Se trata de pueblos pesqueros que, si bien algunos se han abierto demasiado al turismo (casos de Sanxenxo y Portonovo) hay otros que aún mantienen sus viejas tradiciones. Especialmente los pueblos de la Costa da Morte y las rías de Muros y Noia, en donde aún se puede probar el delicioso marisco gallego sentados en una terraza frente al mar.

Os recomendaría visitar pueblos como los de Cariño y Cedeira, Caión en la Costa da Morte, San Andrés de Teixido con sus famosas leyendas y la belleza paisajística del Cabo Ortegal y Fisterra. Muros, Noia, Cambados y Combarro son algunos de los pueblos con más encanto de las Rías Baixas. Allí el buen vino será el complemento perfecto a unas vacaciones en las playas de Galicia.

Foto 1 Vía Pablo Moreda
Foto 2 Vía FotosdeGalicia

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top