Una visita a Trakai, la antigua capital de Lituania

castillo-trakai

En el este de Europa está Lituania, sobre el Mar Báltico y muy cerca de Suecia, Finlandia, Polonia, Estonia y Rusia, entre otros países. Esta cercanía con Rusia hizo que durante buena parte del siglo XX perteneciera a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas pero bien, eso ya es historia antigua. Hoy su capital es la ciudad de Vilnius pero antes lo era un pequeño y pintoresco pueblo costero llamado Trakai. Este pueblo encantador descansa entre varios lagos, a unos 30 kilómetros de la capital actual, y es una de las visitas turísticas imperdibles para quienes llegan a Lituania.

Tiene un castillo espectacular construido sobre una isla sobre el lago Galve, por ejemplo, que se lleva todos los plausos, pero además es sede de conciertos, festivales, sirve como locación de filmes y es un pueblo multitcultural donde verás herencia polaca y rusa, por ejemplo, e incluso islámica. Pero hablamos sobre el Castillo de Trakai: primero fue un castillo de carácter defensivo y con el tiempo se convirtió en la residencia de los grandes duques de Lituania para ser hoy uno de los museos medievales mas populares del país.

Su construcción comenzó en el siglo XIV y para 1409 ya casi estaba terminado. Pasó por distintas etapas de construcción, unas tres, y a lo largo de ellas sufrió ataques y sitios al ser centro de las disputas hereditarias de la zona. Uno de los peores ataques lo sufrió a manos de los Caballeros Teutónicos en 1377, pero a partir de entonces el castillo creció sin pausas, sumando alas, ladrillos rojos, torres, murallas, cocinas, establos y mas edificios que se conectaban con puertas internas.

castillo-trakai-2

Después, el castillo dejo de ser una fortaleza militar y pasó a convertirse en una residencia más elegante, decorada con pinturas y frescos. Se convirtió en el Palacio Ducal, aunque con el paso de los años tuvo otros usos hasta que en el siglo XVII comenzó su lento abandono. Estuvo así hasta el siglo XIX cuando comenzaron los trabajos de restauración que intentaron devolverle la vida a sus bellos interiores renacentistas, trabajos que continuaron bajo el gobierno comunista cuando se decidió restaurarlo devolviéndole el tono típico de un castillo del siglo XV.

Debes visitarlo, está a apenas 40 minutos de viaje en autobús desde Vilnius, descansa sobre una isla y para llegar a él debes cruzar una pasarela sobre las aguas. Es una postal hermosa que parece haber sido sacada de un libro de fantasía medieval. Después, puedes dedicarte a pasear por las callejas de Trakai, dar una vuelta en bote por el lago, alquilar una bici y disfrutar del lugar.

Foto 1: vía Spirosk

Foto 2: vía ek umbas

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top