Turismo rural a través de la gastronomía

Beceite en Teruel

La relevancia del turismo rural es cada vez más importante en el panorama nacional. El compromiso que se está adquiriendo con la naturaleza y el medio ambiente han creado una conciencia nacional de conservación y respeto a todo aquello que nos da la vida. Además los alojamientos que se pueden encontrar en panoramas como estos no tienen nada que ver con los de las grandes ciudades. Pequeñas casitas, con habitaciones limitadas, en pueblos tranquilos, con propietarios cercanos y agradables que te ayudarán en todo lo que necesites.

España en general, pero el interior en particular, tienen una gran demanda de casas rurales para cualquier fecha del año. Provincias desconocidas como Teruel, llaman especialmente la atención de turistas ávidos por conocer lugares que nunca antes habían podido ver (ni tan siquiera en fotos). La provincia aragonesa guarda en su interior muchos lugares inhóspitos que sorprenden a propios y ajenos. Pero es importante saber que no todo son monumentos, historia y naturaleza. Es preciso hacer una mención especial a la gastronomía de este tipo de lugares desconocidos que no te defraudará. La montaña, protagonista del paisaje turolense, influye directamente en la cocina tradicional, haciendo de ella platos pastoriles y serranos. La carne sobre todo es el ingrediente fundamental de muchos de ellos, dejando espacio en otros, para ingredientes como las verduras (especialmente el pimiento) o las frutas, destacando el melocotón de Calanda, una especie diferente a la tradicional, que se embolsa antes de su maduración.

Una de las provincias que más apariciones tiene en los listados semanales de los lugares más visitados de España, es Ávila. La cercanía a Madrid hace que viajeros de toda España la elijan, teniendo así la posibilidad de escaparse a la capital y estar en ella en menos de dos horas. Pero es que además la provincia abulense es una zona histórica que llama la atención de los viajeros por muchas cosas. La muralla de la ciudad, sus pueblecitos, las sierras…todo es acogedor aquí. Pero especial mención es la que debemos hacer de nuevo a su gastronomía. Dicen que con la carne se entra en calor, y precisamente calor es lo que se necesita aquí sobre todo si haces una visita en invierno. Platos como los estofados, el tostón, el lechazo o el cordero asado protagonizan las mesas de muchos hogares de Ávila. También las morcillas y los jamones pueden disfrutarse como plato único o en tapas, acompañando un refresco o caña.

Nuestro recorrido por el interior de España lo terminamos en Cuenca, la ciudad popularmente conocida como encantada y que no deja indiferente a nadie. La geografía y el clima de la provincia han provocado que sea un lugar excelente para la cría de ganado, obteniendo como resultado, grandes productos lácteos como el queso manchego, de gran reconocimiento y prestigio internacional. Gracias a las montañas que se reparten por todo su territorio, es posible alimentar a todo tipo de ganados, dando como resultado, reses bien cuidadas de las que se obtienen carnes de gran calidad.

Visitar cualquier provincia del interior de España será una experiencia inolvidable y única, ya que descubrirás aspectos de nuestro país que jamás habrías pensado encontrar aquí. Además hospedarse en casas rurales es una opción no sólo cómoda, por sus características, sino también económica. ¿A qué esperas para organizar tu viaje?

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top