Turismo de aventura en Cuenca

serrania-de-cuenca

La provincia de Cuenca forma parte de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha; con una superficie de 17.061 km² y bañada por los ríos Júcar, Cabriel, Tajo y sus afluentes, es un escenario privilegiado de bellezas y recursos naturales, como las aguas minerales de Beteta. Precisamente aquí se encuentra el Parque Natural Serranía de Cuenca, y su Ciudad Encantada, tallada en la roca por el agua, el hielo y el viento.

Las caprichosas formas  de la piedra caliza y las rojas areniscas,  huellas y callejones nos invitan a aventurarnos y descubrir ese mundo escondido y maravilloso.  A los entusiastas del turismo de aventura, les informamos que aquí encontrarán la posibilidad de realizar lo que más les gusta y elegir entre múltiples actividades como descenso de cañones, piragüismo, escalada, rapel y tirolina. Inclusive en invierno, ya que las bajísimas temperaturas producen el congelamiento de las cascadas ¡y se puede ascender por ellas!

Renglón aparte para los curiosos del mundo natural, pues hay todo un mundo subterráneo para explorar y hasta se puede practicar espeleología acuática, además de observar y disfrutar de impactantes manifestaciones de la vida vegetal y animal.

Las actividades son organizadas por Parque Natural La Aventura, que ofrece excursiones programadas y  acompañamiento a cargo de especialistas, resultando una opción ideal para toda la familia aunque en especial para jóvenes aventureros y aventureras que no temen realizar las actividades más arriesgadas aún en niveles de principiantes.

Si lo visitas en invierno, por ejemplo, podrás realizar la excursión a Los Gredos, que demanda todo un fin de semana; se acampa en la sierra y se combina con escalada de cascadas congeladas y ascenso a las  cumbres más altas de la Serranía de Cuenca con la inolvidable visión de los paisajes desde la altura.

Si lo tuyo es la exploración de cavernas, hay varias y con distinto nivel de dificultad, como la Cueva del Nacimiento, para toda la familia, inmensa y poblada de estalactitas y estalagmitas o la del Tío Manolo que alberga un gigantesco lago en su interior rodeado de galerías, estalagmitas y presas naturales.   También se puede intentar con la exploración acuática: provistos de equipamiento especial, se puede combinar con piragüismo, como la Cueva del Boquerón, estrecha y llena de agua, con varias galerías en su interior.

Si estás pensando en una escapada de fin de semana al Parque Natural de la Serranía de Cuenca, puedes alojarte en Beteta, a cuatro kilómetros del Parque, donde encontrarás preciosas casas rurales, aunque también puedes averiguar acerca de las posibilidades de acampar dentro del mismo Parque.

El Parque se  encuentra en el Paraje Loma las Viñas, Chillarón de Cuenca, y sugerimos visitar su página web para organizar la visita y conseguir toda la información que necesites; por ejemplo, equipamiento necesario para realizar las distintas actividades, qué debes llevar y cuál pueden proveerte en el Parque; también debes informarte acerca de las distancias y mejores rutas para llegar.

Hay muchos otros espacios naturales para ver y recorrer dentro del Parque Natural Serranía de Cuenca, como por ejemplo otras cascadas y embalses o las casas colgadas.

Pero no dejemos la región sin visitar la ciudad de Cuenca, Patrimonio de la Humanidad, a poco menos de 80 Km. del Parque, con su casco histórico que conserva la estructura medieval, el conjunto histórico y monumental que forman la Catedral, el Ayuntamiento y el Convento de las Petras; otros monumentos religiosos como el Arco de Jamete, y el barrio judío con su Torre de Mangana y la sinagoga conquense.

Si viajas con chicos, no te pierdas el Museo de las Ciencias de Castilla-La Mancha que posee un planetario, cronolanzadera y una Máquina del Tiempo especialmente atractiva.

Foto: Cederprodese

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top