Tres carnavales en Eslovenia

carnaval-en-eslovenia

Es tiempo de Carnaval y en Eslovenia, este pequeño país de Europa Central, el carnaval es una festividad bien presente, colorida y alegre. El centro del carnaval esloveno son las máscaras y los festejos que invierten el orden social y ponen todo patas para arriba. Bien carnavalesco, por supuesto, porque esa es la esencia misma de esta fiesta de raíces paganas en todo Europa. En el caso de Eslovenia cada pueblo y cada aldea tiene ciertas características y tradiciones que son propias pero estés donde estés veras procesiones y máscaras.

De hecho, a pesar de que mucho se habla sobre las máscaras y antifaces del Carnaval de Venecia, los de Eslovenia no tiene nada que envidiarle. Pust es el nombre que recibe el carnaval en esta tierra y marca el inicio de un nuevo círculo de la Naturaleza pues atrás queda el invierno y comienza la primavera. Hay tres destinos eslovenos donde puedes disfrutar del carnaval. Uno es Ptuj, donde desde los años ’60 se celebra el Festival Kurentovanje, un festival basado en antiguas tradiciones eslavas que se ha conservado en las zonas alrededor de la ciudad.

Los labradores llegan desde las aldeas vecinas usando máscaras variadas: de oso, de pollos, de diablos, de viejos, de gitanos y claro, de kurent o korant, un dios vestido con una piel de oveja blanca o negra con cadenas, cencerros, pequeños pañuelos y una máscara con cuernos, plumas y moños hechos de papeles de colores. Desde hace algunos años se invita a este carnaval, el mejor de toda Eslovenia, a otros kurents del resto de los países eslavos así que las últimas procesiones han sido bien numerosas y ruidosas.

Otro carnaval popular, aunque no tanto como el Ptuj, es el de Cerknica. En los días de carnaval el pueblo se llena de brujas que llegan volando desde Slivnica, la montaña cercana, y de gente con máscaras. Hay grupos que siempre forman parte de la procesión y gente disfrazada de ranas, diablos, más brujas y dos figuras clásicas, el monstruo del lago Jezerko y la bruja gigante Ursula. Un tercer y último sitio donde se celebra el carnaval con mucha alegría y color es en  Cerkno. Aquí desfila la Laufarija, una familia compuesta por veinticinco figuras que llevan mascaras de madera llamadas larfe. Todas menos una que personifica el invierno que se va y al que se culpa por las desgracias o errores cometidos por el pueblo el año anterior. Se lo enjuicia y sentencia a la muerte y por supuesto, el festejo se relaciona con la cosecha.

Si vas de visita a Eslovenia para esas fechas procura visitar alguno de estos tres lugares para disfrutar de un carnaval distinto.

Foto: vía Carniola

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top