Tonlé Sap y los pueblos flotantes de Camboya

Kompong Luong

Siempre me ha sorprendido tanto por curiosa como por desconocida la silueta de las casas flotantes sobre el Tonlé Sap. Este lago de Camboya supone la mayor extensión de agua dulce del sudeste asiático y, además de ser un lugar especial por su paisaje y por ser Reserva de la Biosfera por la UNESCO desde 1997, encierra una serie de curiosidades dignas de tener en cuenta.

Si lo visitáis durante la estación seca apenas es un lago de un metro de profundidad. Nada demasiado llamativo para el turista si no llega a ser por el entorno. Sin embargo, a partir de junio con la llegada de los monzones, las crecidas del río Mekong multiplican por seis su superficie, teniendo lugar un fenómeno que solo ocurre aquí y en el Nilo. Las aguas del río son rechazadas por el mar por su abundancia, por lo que han de buscar un espacio natural de retiro.

Así es como se dejan caer por el Tonlé Sap, que pasará de una extensión de casi tres mil kilómetros a cuadrados a más de 24.000. Es tal el fenómeno que se produce que los camboyanos aprovechan esta época de monzones y el milagro del Mekong y el lago para celebrar el Festival del Agua. La tierra se fertiliza y las cosechas alrededor de este gran cauce cobran nueva vida.

Será en noviembre cuando, con la decrecida y retirada de las aguas, los pescadores y agricultores aprovechen la ocasión para recoger lo sembrado. Muchos de estos pescadores son los que viven precisamente en las casas del lago. Una imagen muy típica de este país, la Camboya de los pueblos flotantes. Desde hace siglos los camboyanos han integrado su paisaje humano en el medio acuático. Lo que para nosotros sería un lugar incómodo para vivir, para ellos es algo natural que vienen haciendo desde hace cientos de años.

Son muchos los pequeños pueblos flotantes que emergen de las aguas del Tonlé Sap. Uno de ellos es Kompong Luong, cuyas casas, según la época del año y la cantidad de agua del lago, van desplazándose poco a poco con la corriente. Cuentan los lugareños que cada mes deben ubicar nuevamente su vivienda. Es como si cambiaras de vecinos cada pocos días…

Lo cierto es que este paisaje choca a veces con las antenas parabólicas de algunas casas. Lo moderno y vanguardista parece que se abre paso entre lo ancestral de los pueblos flotantes de Tonlé Sap.

Foto Vía Tripadvisor

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top