Stralsund, la dama del ladrillo rojo en Alemania

Stralsund

Desde el año 2002 el centro histórico de Stralsund está declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. ¿La razón? Ser, junto con la cercana Wismar, una de las ciudades hanseáticas medievales mejor conservadas de Europa. Fue durante los siglos XIV y XV cuando ambas ciudades se convirtieron en grandes centros comerciales del norte de Alemania.

Este florecimiento comercial derivó en una mejora de su economía, y por tanto la construcción de grandes edificios, caracterizados por su gótico del ladrillo, denominado gótico de Sund. Stralsund fue fundada en el siglo XIII, y rápidamente fue amurallada con hasta once puertas y treinta torres de vigía.

El Aldstadt o centro histórico de Stralsund es una perfecta amalgama de iglesias, monasterios medievales y otros edificios históricos de todas las épocas y estilos. Sin embargo, la gran joya de la ciudad es el Ayuntamiento. Construido completamente en el gótico del ladrillo rojo en el siglo XIII, es uno de los Ayuntamientos más bonitos de Alemania, todo un símbolo para la ciudad.

Este estilo del ladrillo rojo puede verse prácticamente en todo el casco antiguo de Stralsund. El corazón de esta zona es la Alter Mark o Plaza del Mercado Viejo, que es precisamente donde se halla el Ayuntamiento. De la misma época es la Iglesia de San Nicolás, la más antigua de la ciudad, con numerosas obras de arte en su interior y cuyas agujas sobresalen de los tejados de las casas y tras la fachada roja del Rathaus.

Hay otros edificios religiosos en el centro histórico de Stralsund que merecen la pena. Habría que citar la Iglesia de Santa María, construida en ladrillo rojo en el siglo XV en la New Market, el templo más grande de la ciudad; la Iglesia de San Jacobo, de principios del siglo XIV; o el Monasterio de Santa Catalina, erigido en el XIII y que hoy alberga el Museo Oceanográfico, el museo de ciencias naturales más grande del norte de Alemania.

El puerto de Stralsund es animado y bullicioso. Turistas y lugareños se reúnen aquí en torno a sus terrazas, bares y resturantes, con el fin de pasarlo bien. Es también un lugar histórico ya que hasta él llegaban los viejos barcos comerciales durante la Edad Media. Hoy lo veréis lleno de pequeñas embarcaciones, muchas de las cuales ofrecen excursiones a las pequeñas islas aledañas o el Báltico.

Una de las excursiones en barco que podemos hacer es a las islas de Rugen y Hiddensee. La de Rugen es la isla más grande de Alemania, y también se puede llegar a ella a través del Puente de Rugen. Cuenta con más de quinientos kilómetros de costas, playas maravillosas hacia el Báltico, dos parques nacionales, una reserva natural y una naturaleza muy particular.

Stralsund es una de las ciudades más bonitas que podéis visitar en el norte de Alemania. Su cercanía con otras ciudades más conocidas como Rostock, Wismar o Lubeck la hacen merecedora de ser incluida en una ruta a orillas del Báltico alemán y un lugar perfecto para escaparnos un fin de semana.

Foto Vía Pilger Buero

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top