San Telmo, barrio del arte en Buenos Aires

Barrio de San Telmo

El arte y la bohemia tienen residencia propia en el barrio de San Telmo. En cualquier pequeña plazoleta se puede apreciar el sugerente paseo del tango o el sonido lento y armonioso de una guitarra. San Telmo es uno de los barrios más antiguos y con más encanto de Buenos Aires, un lugar de visita obligada para cualquier buen turista que se precie.

En sus calles de piedra se agolpan también las tiendas de antigüedades, los enormes caserones coloniales, los restaurantes de cocina argentina y los pubs y clubs de tango donde tomar una copa cada noche bajo el chaparrón nostálgico de Gardel. La Plaza Manuel Dorrego, la Iglesia de San Telmo o su famoso mercadillo de antigüedades son algunos de los rincones más emblemáticos bonaerenses.

Si lo recorréis el sábado por la tarde o a cualquier hora del domingo os recomiendo pasar sin duda por la calle Defensa. Allí se congrega el bullicio artístico, con artistas callejeros, pintores, magos, estatuas vivientes, etc… Ni que decir tiene que el arte contemporáneo y el barrio de San Telmo se han dado la mano en los últimos años para convertirse en un centro turístico del arte. Cada vez son más las galerías de arte que se abren.

A veces San Telmo para el turista que lo visita por primera vez no es precisamente más que un entorno de callejuelas llenas de galerías de arte. Pero el barrio es un hervidero de gente especialmente los fines de semana. Turistas y lugareños se agolpan para disfrutar de sus puestos ambulantes y el animado ambiente. Los cafés y los restaurantes apenas dan abasto, especialmente los que se encuentran en los alrededores de la Plaza Manuel Dorrego.

Es la Buenos Aires más popular la que se lanza a las calles de San Telmo. La de los bailarines de tango, la que se viste con los colores de la albiceleste y el diez de Maradona, la Buenos Aires que huele a parrillada y se desliza por la bombilla de un mate. Barrio auténtico, de acento argentino, meloso, rincón del vos y del grito ante los goles de Boca o River.

Dicen en Buenos Aires que San Telmo, con sus virtudes y sus defectos, hay que verlo. Mejor un fin de semana, de tarde o de mediodía. Es el encanto más bohemio y popular de la capital argentina.

Foto Vía Buenos Aires Travel Planet

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top