Qué ver en la Plaza de Tiananmen, Pekín

Plaza de Tiananmen

En 1989 las Protestas de la Plaza de Tiananmen nos llevaron a muchos por primera vez en nuestras vidas hasta el corazón de Pekín. La plaza pública más grande del mundo (con sus 40 hectáreas) se encuentra en el centro de la ciudad, al sur de la Ciudad Prohibida. Su aspecto actual fue diseñado por Mao, quien quiso hacerse con un espacio para que más de un millón de personas pudieran mostrarle su eterna fidelidad.

Turistas y lugareños se apiñan en ella cada día, especialmente en dos momentos muy turísticos: el amanecer y el atardecer. En ellos se celebra el izado y la bajada de la bandera nacional, una ceremonia militar que ha pasado a convertirse en uno de los actos más seguidos en la capital china. Pero, ¿cuáles son los principales lugares y monumentos que podemos visitar en la Plaza de Tiananmen?.

– Puerta de Tiananmen

Esta es la puerta de entrada de la Ciudad Prohibida por su lado sur. Con sus 44 metros de altura y 63 de ancho, fue construida en 1417, aunque uno de los principales actos que acogió no se produjo hasta 1949, cuando desde ella Mao Zedong, Presidente del Partido Comunista, proclamó la República Popular China. Precisamente un retrato gigantesco de Mao cuelga hoy en esta puerta. Está formada por 60 columnas rojas, ocho faroles esféricos colgando, vigas rojas y un tejado con doble alero.

– Monumento a los Héroes de la Nación

Situado en el centro de la plaza, se trata de un enorme obelisco de granito de 30 metros de altura. Se terminó de construir en 1952 y lleva la inscripción: “Gloria eterna a los héroes de la nación”. A partir del lado este, y en sentido de las agujas del reloj, podemos ir dando la vuelta al monolito para ver cronológicamente ocho momentos revolucionarios en la historia de China de los siglos XIX y XX. Fue en 1958 cuando este monolito fue consagrado a los que dieron su vida por la nación.

– Gran Salón del Pueblo

Este edificio, actualmente sede de la Asamblea Nacional Popular china, está situado en la zona oeste de la plaza. Fue construido en 1959 y en su interior podemos visitar el Salón Central, lujosa y profusamente decorado, el Gran Auditorio con capacidad para más de diez mil personas, y la Sala de Banquetes con capacidad para cinco mil comensales. A lo largo del año se celebran en él  numerosos eventos políticos.

– Mausoleo de Mao Zedong

Situado en la zona sur de la plaza, no es ni mucho menos de los edificios más bonitos de Pekín que digamos. Eso sí, es enorme y para entrar en él siempre encontraréis una cola bastante larga. En su interior podemos ver tres salones, en uno de los cuales se halla el cuerpo de Mao en un féretro de cristal rodeado de flores frescas. A la entrada hay unas chicas que precisamente venden flores para la ocasión. La entrada al mausoleo es gratuita.

– Museo Nacional de China

La entrada principal se sitúa en el lado este de la plaza. En realidad este museo es la combinación de otros dos, el Museo de Historia China y el Museo de la Revolución, convirtiéndose así en uno de los más grandes del mundo. A la entrada de este museo estaba situado el enorme cartel que indicaba el tiempo que faltaba para el inicio de los Juegos Olímpicos de Pekín en el 2008. El pasado mes de julio cumplió cien años.

Foto Vía One Step 4ward

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top