Pokhara, el espíritu de Nepal

Pokhara

Un grupo de amigos mochileros regresaron hace unos días de su pequeña aventura en Nepal. Traen fotos espectaculares de un país que es todo un paraíso para los excursionistas. A primera vista todo parece muy diferente a la India, a la que se asocia por su espiritualidad, sus templos y su recogimiento. Pero tal vez tenga la sensación de que Nepal es más tranquilo, menos caótico, ¿no?.

Katmandú es uno de los lugares centrales que pueden verse en las fotografías. Pero a mí las que más me gustan y me llamaron la atención son las de Pokhara, la tercera ciudad más importante del país. Situada a unos 200 kilómetros al noroeste de Katmandú, me cuentan mis amigos que es de visita imprescindible para todo aquel que quiera darse el capricho de Nepal. El paisaje que la rodea es más que impactante.

Pokhara está considerada como la puerta de entrada hacia el Annapurna. En las fotos pueden verse cataratas y montañas nevadas, el Lago Phewa Tal a los pies de la ciudad, y en el horizonte el tremendo perfil de la cordillera del Himalaya. Un enclave único para los excursionistas y los amantes de la naturaleza.

Las excursiones y las salidas hacia el Annapurna o el Himalaya se pueden planificar desde cualquier agencia de viajes de Pokhara. Todo el turismo precisamente está enfocado hacia este sector, por lo que las opciones son muy numerosas. Sin embargo, si os va un poco más la tranquilidad o queréis descansar, esta ciudad ofrece la idílica sensación de sentarnos a disfrutar de la gastronomía local junto al lago, o conocer sus templos y pagodas.

Katmandú claro que impresiona, especialmente por su patrimonio artístico. Pero Pokhara es la belleza natural, es el encanto de aunar lo espiritual el entorno que nos rodea. Hay excursiones que os llevarán durante varios días a insertaros en el corazón del Himalaya, rodeados de los más preciados dones que la naturaleza ha sabido esconder en Nepal. Pequeñas aldeas perdidas, ríos, lagos, cascadas, cumbres nevadas… es un monólogo constante de belleza el que rodea a Pokhara.

De ahí que las fotos de este lugar me hayan gustado mucho más que las de Katmandú, a la que también le tengo gran devoción. En un sentido u otro Nepal es un capricho de los dioses, como si un trozo de cielo se hubiera derramado en la tierra hace siglos.

Foto Vía Landmark Pokhara

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top