Paseando por Torún, en Polonia

Panorámica de Torún

Torún, situada en el norte de Polonia, fue una de las pocas ciudades polacas que no quedó destruida tras la Segunda Guerra Mundial. Por este motivo, sus edificios son los originales y las tareas de reconstrucción han sido realmente mínimas.

Es una ciudad pequeña, por lo que tampoco necesitaremos muchísimos días para conocerla. No obstante, su tamaño no se corresponde con su belleza, que es enorme. Tanta que la UNESCO decidió declararla como ciudad Patrimonio de la Humanidad en 1997.

De marcado carácter medieval, sus monumentos son originales de la edad media, aunque también encontramos muestras del siglo XX en sus elementos militares.

Si nos dirigimos a su centro histórico, nos daremos cuenta en seguida de que es perfectamente manejable. Todo está bastante cerca, así pues, los paseos son muy agradables.

Panorámica de Torún

Podemos recorrer lugares como el paseo fluvial y acceder así a la zona vieja por la Plaza Mayor, en la que encontraremos preciosos edificios de ese ladrillo rojo tan característico de la ciudad. Es justamente allí donde se emplaza el Antiguo Ayuntamiento, un precioso edificio creado en el siglo XIII y ampliado considerablemente en el siglo XVI, reconocido como uno de los ayuntamientos más monumentales de toda Europa Central.

La Catedral Basílica de San Juan Bautista y San Juan Evangelista también es una parada obligatoria. Construida en el siglo XIV fue ampliada en el siglo XV. Cuenta con unas esculturas y pinturas realmente interesantes, y se compone en su interior de altares barrocos y renacentistas de gran belleza.

No es el único templo que encontraremos en la ciudad, pues también podemos visitar la Iglesia de Santa María (siglo XIV) o la Iglesia de San Jacobo (siglo XIV). Otra iglesia muy visitada es la de Santiago, una preciosa iglesia gótica en cuya entrada se encuentra una escultura del Apóstol Santiago.

Torún en Polonia

Como lugares curiosos podemos visitar la casa en la que según parece ser nació Copérnico. Es del siglo XV y actualmente cuenta con un museo.

Por último, hay que destacar las ruinas del castillo de los Caballeros Teutónicos del siglo XIII. Tan sólo queda una fosa y algunas estancias inferiores así como la torre, pero uno puede hacerse una idea de las dimensiones del mismo, además de conocer parte de la historia de la ciudad.

Para seguir conociendo el país: Turismo en Polonia

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top