Pasargadas, la primera capital persa en Irán

Pasargadas

La primera pregunta que se nos viene a la mente es: ¿es seguro viajar a Irán? Y la respuesta sería un sí, por supuesto, aunque claro está, siguiendo una serie de consejos (pero ésto es algo que prácticamente se suele hacer para cualquier viaje). ¿Y en cuanto al turismo iraní?, ¿hay suficientes atractivos como para interesarnos por él? Pues es otra respuesta que podemos responder afirmativamente, y con creces…

En Irán hay mezquitas de enorme belleza y singularidad, pueblos y ciudades con una historia y una cultura dignas de mención, y lugares Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde el año 2004 como Pasargadas. Este lugar, situado al sur de Irán en la provincia de Fars, fue la primera capital del imperio persa, y no perdió su importancia hasta la creación de la célebre Persépolis.

Pasargadas fue fundada en el siglo VI a.C por Ciro II el Grande. Rápidamente se convirtió en una de las ciudades más excelsas de la época, con la construcción de enormes palacios y jardines y el mausoleo del propio Ciro. Así pues nos encontramos ante una de las primeras manifestaciones del arte y la arquitectura real persa.

Si visitamos las ruinas de esta antigua ciudad nos encontraremos con el mausoleo de Ciro el Grande, la terraza fortificada de Tall-e Takht y el conjunto arquitectónico del palacio, hoy formado por un pórtico de entrada, una sala de audiencias y una serie de aposentos reales. Son la terraza fortificada y el mausoleo de Ciro los que se llevan el grueso de las miradas de los turistas.

El mausoleo de Ciro fue construido en piedra caliza blanca entre los años 540 y 530 a.C. Alrededor se construyó una mezquita que fue utilizada hasta el siglo XIV. Curiosamente, durante la época medieval, se pensaba que este mausoleo contenía los restos de la madre de Salomón.

Si se visita Pasargadas también se puede ir hasta las ruinas de Persépolis, apenas separadas por noventa kilómetros. Ambos son lugares en ruinas pero cuyo silencio nos lleva a más de 25 siglos atrás en el tiempo. La belleza plástica de Pasargadas refleja el atractivo enigmático y singular que puede tener un país como Irán.

Foto Vía Foto Aleph

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top