Paisajes maravillosos del Nepal

Kala Patthar

Si tuviéramos la oportunidad de ingresar en una máquina del tiempo y trasladarnos algunos siglos atrás descubriríamos que Nepal era uno de los países clave de la famosa y antigua Ruta de las Indias. Volveríamos para escuchar de primera mano los relatos de Simbad el Marino y Marco Polo, atravesar pueblos y ciudades, saborear el olor de la canela, el anís y el jengibre y contemplar las noches estrelladas desde la cubierta de algún barco.

Hoy, sin embargo, Nepal es todo un paraíso para los excursionistas y mochileros. Gente indómita con anhelos de aventura que se lanza a descubrir las tonalidades naranjas de las cumbres del Himalaya y atravesar el Valle de Katmandú y de Pokhara. Pero también turistas curiosos en busca de nuevos estilos de vida y ciudades como la propia Katmandú, Patan, Bhadgaun y Svayambunath.

Lagos y desfiladeros como el de Karnali, una emboscada de cañones que, al caer la tarde, parece calmarse, y rutas de senderismo a todos los niveles nos esperan en Nepal. La mayoría de paquetes turísticos ofrecen tres alternativas para los mochileros:

  1. Senderismo hasta 3.000 metros
  2. Senderismo hasta 4.500 metros
  3. Senderismo hasta 5.000 metros

Nuestra propia condición física y nuestro interés por la aventura serán los que determinen qué tipo de emoción y riesgo queremos correr. Evidentemente todo depende de la adaptación que tengamos a la altura y al hecho de que cada una de estas caminatas no bajan de al menos cinco horas al día.

Sin embargo, imaginar la posibilidad de alcanzar el lago de Pokhara para ver el célebre Annapurna, o vadear el río sagrado de Kali Gandaki, no lejos del imponente Dhaulagiri, nos empujan a descubrir las excelencias de los paisajes nepalíes.

Mucho más conocido es sin duda el campamento base del Everest, en la región de Khumbu. Allí viven los sherpas, que hoy dependen buena parte del turismo de la zona. Si queréis disfrutar precisamente de esta gran cima nada mejor que situarnos en Nagarkot y, tras atravesar Kala Patthar, ya se puede apreciar el coloso junto al Lothse y el Nuptse.

Por último nos quedaría rendirle visita a otro de los grandes atractivos del paisaje de este país, el Kangchenjunga. Con sus 8586 metros de altitud es la tercera cumbre del planeta.

Nepal ofrece tanto y tanto que aquellas viejas historias que nos puedan contar de la antigua Ruta de las Indias apenas se quedarán en un pequeño recuerdo ante la magnificencia de estos escenarios.

Foto Vía Taking Every Thought Captive

Tags:

Imprimir


1 comentario

  1. willy dice:

    Wow… senderismo de 5.000 metros? Se debe necesitar alguna preparacion particular seguro…

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top