Orihuela, cuna de Miguel Hernández

Orihuela Alicante

Desde pequeño Orihuela siempre me había resultado conocida por ser el lugar de nacimiento de uno mis poetas favoritos, Miguel Hernández. Sin embargo, hasta que no tuve la oportunidad de visitarla no me di cuenta que se trata también de uno de los rincones más hermosos de la provincia alicantina.

Orihuela está situada en la comarca de la Vega Baja del Segura, a 60 kilómetros al sudoeste de Alicante. Su huerta es una de las más fértiles de la región, lo que hace que cuenta con una sugerente gastronomía local, donde destacan sus variedades de arroz, sus naranjas y sus dátiles.

Qué ver en Orihuela

La antigua Auriola musulmana cuenta con un patrimonio histórico artístico de gran interés, de ahí que la visita al casco viejo resulte más que imprescindible. Podemos comenzar nuestro recorrido por la Iglesia de Santiago, declarada Monumento Nacional desde 1933, y que fue construida en el siglo XVI.

Sin embargo la iglesia que destaca en Orihuela por encima del resto es su Catedral. Está declarada también Monumento Nacional y fue construida entre los siglos XIV y XV. Destaca especialmente por su fachada gótica, su torre, las tres naves y la girola, que alberga diferentes altares del siglo XV, así como el Museo Diocesano de Arte Sacro que se visita desde el claustro románico.

Junto a estas dos iglesias hay que señalar también la Iglesia de las Santas Justa y Rufina que, para no desmerecer a las dos anteriores, también está declarada Monumento Nacional. Se construyó en el siglo XIV, aunque su aspecto actual data del XVIII. Destaca especialmente por su impresionante fachada barroca.

Iglesia de Santa Justa y Rufina en Orihuela

Iglesia de Santa Justa y Rufina – foto de Eduardo Manchón

Otro de los grandes monumentos de Orihuela es sin duda alguna su Colegio Convento de Santo Domingo. También está declarado Monumento Nacional y fue construido en el siglo XV. En su interior podemos contemplar dos magníficos claustros, uno renacentista y otro barroco, y un hermoso campanario.

Dentro de este casco antiguo, declarado Conjunto Histórico Artístico Monumental en 1969, podemos visitar asimismo el Castillo de Orihuela, situado en la cima del monte de San Miguel. Una pena que apenas nos quede de él algunos restos, como la Torre del Homenaje y la zona del Baño de la Reina.

A destacar también la Puerta de la Oma, única puerta de la ciudad que queda en pie; el Palacio Episcopal del siglo XVIII; la Iglesia de Nuestra Señora de Montserrate, construida en estilo barroco en el XVII; y una serie de palacios, casas nobiliarias y otros edificios modernistas.

No nos podemos ir de Orihuela sin antes visitar la Casa Museo de Miguel Hernández, el lugar en el que vivió el poeta con su familia antes de trasladarse a Madrid. Se halla junto al Colegio Convento de Santo Domingo y allí podemos ver algunos de los recuerdos más íntimos del escritor.

Como veis Orihuela es una de esas ciudades que debemos visitar si estamos de ruta por la provincia alicantina. Además de ser la cuna de uno de los grandes poetas españoles del siglo XX, conserva un patrimonio difícil de igualar en toda la Comunidad Valenciana.

Consejo para visitar Orihuela

Si hay un momento específico que yo elegiría para visitar Orihuela, ese sería durante la celebración de su fiesta más famosa, la de los Moros y Cristianos. Siempre me ha encantado imbuirme de las tradiciones locales, y ésta en concreto traspaso ya lo meramente local pues su fama ha alcanzado tal punto que se alaba en toda España. Además están consideradas como Fiestas de Interés Turístico Autonómico. Se celebran en torno al 17 de julio de cada año.

Más información

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top