Mar y sierra en el Parque Natural Cabo de Gata

El cabo de Gata

Andalucía guarda en su territorio un patrimonio natural de extraordinaria biodiversidad; aquí se encuentran las cumbres más altas de la península, como las de Sierra Nevada, lagunas, bosques, desiertos y costa. Precisamente aquí, en la zona litoral, encontramos el Parque Natural Cabo de Gata, el primer parque que abarca mar y tierra en Andalucía y el mayor y más relevante de toda la región occidental del Mediterráneo europeo.

Este parque de origen volcánico se encuentra en el término de tres ayuntamientos: Níjar, Carboneras y Almería, y es una zona casi desconocida, declarada Reserva de la Biosfera que nos espera con sus impactantes paisajes de naturaleza virgen.

Aquí encontraremos desde abruptos acantilados de 200 metros de altura, hasta ensenadas y playas vírgenes y una fascinante actividad vital bajo la superficie, como el arrecife de las Sirenas, en una franja costera de alrededor de 50 Km. de longitud.

La sierra del Cabo de Gata es la formación volcánica alcalina más importante de la Península; su pico más alto es El Fraile, a 493 metros de altitud, y es la región que posee el clima más árido de toda Europa. Tanto, que nos recuerda otros paisajes desérticos y volcánicos como los de Oriente o el norte de Africa.

Encontraremos playas de arenas blancas por la presencia de arrecifes, hasta casi negras por las cenizas volcánicas sobre aguas transparentes; es sorprendente que aquí exista vida vegetal, pues llueve sólo 140 mm al año y casi no hay agua dulce, apenas la presencia del río Alías y algunos manatiales que surgen en la cala de San Pedro y Las Negras.

Sin embargo, más de mil especies se las ingenian para sobrevivir,  como el extraordinario arto blanco, exclusivo de Almería, bosques de palmito que son el símbolo del parque y algunas aromáticas que cubren llanuras y lomadas; también el chumberillo de lobo, la única planta europea que posee adaptaciones similares a las de los cactus.

En la parte sudoeste del Parque hay unas salinas de gran valor ecológico y paisajístico, explotadas comercialmente desde tiempo inmemorial, pero además, son el hogar de miles de aves y una parada en la ruta migratoria del del Mediterráneo occidental entre Europa y África, entre las que se destaca el elegante flamenco rosa, que conviven con un sinnúmero de otros representantes del mundo animal.

Párrafo aparte para la vida bajo la superficie del agua: el litoral puede llegar hasta los 60 metros de profundidad y su coloración es de impresionante variedad, dependiendo de las algas, esponjas y corales que allí han encontrado su hogar, además de la arena y los fondos rocosos de estas aguas siempre limpias y cristalinas.

No faltan las praderas de posidonia, típicas del Mediterráneo, que además sirven como albergue y alimento a decenas de especies de peces.

Nuestra visita al Parque debe comenzar por el Centro de Formación e Interpretación “Las Amoladeras”, ubicado en el Paraje de las Amoladeras, en el kilómetro 7 de la carretera local Almería-Cabo de Gata, en la localidad de Mazurrullaque. Aconsejamos seguir atentamente las recomendaciones para cuidar el Parque.

Cosas para hacer: senderismo, playa, buceo, observación de la naturaleza; visitar los pueblos vecinos, conocer su cultura, gastronomía y artesanías entre las que se destaca la jarapa, típico y muy buscado producto textil.

Es muy fácil llegar al Parque Natural Sierra de Gata: desde la Autovía del Mediterráneo (E-15; N-340) hay siete salidas por las cuales acceder a las distintas poblaciones que abarca el Parque Natural, como Carboneras, Campohermoso-Las Negras, Níjar-Lucainena o San Isidro, San José y Cabo de Gata.

Si la idea es quedarse, en Cabo de Gata y en todas las poblaciones vecinas hay una amplia oferta de hoteles, pensiones, hostales, campings y casas rurales.  Comer no será problema, pues aquí encontraremos restaurantes de cocina mediterránea, comidas rápidas o platos internacionales, y también cafeterías, cervecerías y tabernas.

Foto: Wiki Commons

Tags: , , ,

Imprimir


2 comentarios

  1. jorge dice:

    Mal comienzo para un artículo: En Almería no hay ningún Parque Nacional. Es un Parque Natural

  2. Javier Gomez dice:

    Hola, Jorge:

    Tienes toda la razón del mundo. El hecho es que en el artículo sí se habla del Parque Natural Cabo de gata, pero se transcribió mal en el título.

    Rectificado queda.

    Gracias por el apunte.

    Un saludo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top