Las ruinas de Persépolis, en Irán

persepolis-1

Uno de los principales destinos turísticos en Irán, país de Medio Oriente, es Persépolis. Está situada al sudeste del país, al noreste de de Shiraz y a unos 51 kilómetros de esta ciudad. Las ruinas de Persépolis, Trono de Yamshid en persa, son ahora un fenomenal sitio arqueológico visitado por muchas personas. Si tienes ansia de aventura y no te amedrenta pisar esta parte del mundo, tan antigua y maravillosa, entonces tienes que saber un poco más sobre este lugar.

Persépolis fue fundada en el año 518 a.C por Dario I, como la capital del Imperio Persa en la época aqueménida. El rey mandó a construir un enorme palacio, mitad sobre una terraza artificial, mitad sobre una terraza natural, inspirándose en aquellos edificios tan típicos de la Mesopotamia. Dario era miembro de una nueva rama dentro de la familia real así que cambió la capital de Pasargadae a Persépolis. ¿Si fue una decisión acertada? Bueno, el sitio era y es algo apartado y montañoso como para vivir todo el año así que el rey y los suyos se acomodaban aquí principalmente en primavera mientras el imperio se administraba desde otras ciudades, Babilonia incluida.

Hasta aquí llegó Alejandro el Grande con su ejército en el año 330 a.C, para quemar el palacio y sumar a la ciudad a la órbita del imperio macedonio. A partir de entonces la grandeza de Persépolis empezó a declinar y otras ciudades vecinas empezaron a cobrar importancia en detrimento de la suya. Con el tiempo se abandonó y hoy podemos ver sus ruinas que a decir verdad, están bastante bien conservadas.

persepolis-2

Sobre la terraza hay edificios colosales construidos en piedra gris oscuro y pulida hasta parecer mármol, altas columnas, numerosos relieves, escenas que representan escenas del imperio y hay además algunas tumbas. Se han encontrado utensilios de oro y plata con escrituras cuneiformes en los cimientos del salón de las audiencias del palacio de Dario y muchas inscripciones en los muros que han retenido en el tiempo las plegarias del rey a su gente. A unos 13 km del sitio arqueológico principal es que se encuentran las tumbas, del otro lado del río Pulvar. El lugar se llama Naqsh e Rostam y por supuesto, está incluido en la visita.

Fotos: vía Mike Gadd

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top