Lalibela, la Jerusalén de Etiopía

lalibela

La República Federal de Etiopía está situada en la zona conocida como el Cuerno de África. Es el segundo país más poblado del continente y, además, el país sin salida al mar mas poblado del mundo. Con el correr de los siglos, sus fronteras se han ido achicando y hoy cuenta con ciertas particularidades: tiene su propio calendario, su propia medición del tiempo y en África es la nación con mas cantidad de sitios declarados como Patrimonio de la Humanidad.

Entre las atracciones arqueológicas, históricas y culturales de Etiopía no podemos dejar de nombrar a Lalibela. Esta ciudad está ubicada al norte del país y se la conoce como la Jerusalén de África. Es la ciudad santa de Etiopía y desde hace siglos destino de peregrinos. Aquí viven personas que casi en su absoluta mayoría son cristianos ortodoxos de la Iglesia de Etiopía. Es una ciudad repleta de viejas iglesias y algunos arqueólogos creen que la forma actual de los templos data de después de la captura de la Ciudad Sana por parte de Saladino.

Lalibela está a 2500 metros de altitud y el primer europeo que pudo contemplar las iglesias fue un portugués que llegó a comienzos del siglo XVI. El segundo lo hizo unos veinte años después pero debieron pasar tres siglos hasta que otros ojos europeos pudieran contemplarlas. La maravilla es que estas iglesias están talladas en la roca misma. Se dividen en varios grupos, norte, este y oeste y la controversia sobre cuándo fueron construidas es algo que todavía no se ha resuelto.

Según se cuenta el rey de Etiopía tuvo un sueño que le indicó construirla, ante la caída de Jerusalén, y así nacieron 11 iglesias monolíticas que siguen tres estilos básicos: iglesias enterradas, iglesias extraídas de las rocas  e iglesias urbanizadas. Las primeras parecen cortadas de la roca misma y separadas de ella por profundas grietas, las segundas están excavadas en la roca de acantilados verticales, sobre cuevas tal vez ya existentes, y las terceras son en general iglesias enormes construidas dentro de las mismas cuevas naturales. Todas están construidas a mano por la gente cristiana ortodoxa del pueblo con la intención santa de reproducir Jerusalén, tanto que hasta el río que fluye por el pueblo se llama Jordán.

Puedes llegar en avión a la ciudad, ya que cuenta con un aeropuerto.

Foto: vía Pacal

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top