La magia del Parque Natural Monasterio de Piedra

lago-del-espejo en el Monasterio de Piedra

La provincia de Zaragoza, en el norte de España, esconde entre las sierras del Sistema Ibérico, más precisamente en el municipio de Nuévalos, una joya de la Naturaleza: el Parque Natural del Monasterio de Piedra, exótico paisaje de piedra, agua y verdor que encanta a todos sus visitantes, considerado uno de los fenómenos naturales más sorprendentes de Europa y que hoy vamos a recorrer.

Comencemos nuestra visita por el Centro de Interpretación, donde se revelarán todos los misterios de esta formación calcárea que otorga a las aguas limpias y frescas del río Piedra la misteriosa virtud de convertir en “piedra” todo lo que toca, por su alto contenido en carbonato cálcico. Su magnífica configuración obliga al río a caer en grandes cascadas y formar manantiales subterráneos, fuentes y lagos maravillosos.

En el Centro de interpretación se encuentra el Centro de Piscicultura del Monasterio de Piedra “Don Juan Federico Muntadas”, fundador del parque y medalla de oro de la Sociedad de Aclimatación de París por sus trabajos para cultivar salmónidos en el río Piedra.

Es muy fácil recorrer el parque, ya que el itinerario se encuentra señalizado con flechas rojas para la ida y azules para la vuelta; a lo largo de los senderos encontrarán explicaciones y placas informativas acerca de la naturaleza, el agua y los habitantes vegetales y animales de este precioso lugar.

Párrafo aparte para las grutas y cavernas, en las que se produce toda la magia del Parque Natural Monasterio de Piedra, observada por viajeros ya desde fines del siglo XIX, como en la gruta Cola de Caballo, desde cuyo interior se puede ver ponerse el sol a través de la catarata de 53 metros de alto, y detrás la preciosa Gruta Iris, descubierta en 1860, el Baño de Diana y el Lago del Espejo.

monasterio-de-piedra

Pero no todo es naturaleza en este magnífico Parque: los entusiastas de la época medieval disfrutarán de un espectáculo impactante, pues precisamente aquí se encuentra el Monasterio de Piedra que fue construido en el siglo siglo XII ¡y es el lugar donde por primera vez se elaboró chocolate en Europa!

Volviendo al Medioevo, en esa  época  el conocimiento de la cetrería, es decir el arte de adiestar y cazar con halcones, era casi una obligación para caballeros, príncipes e hidalgos.  Si llegan entre la primavera y el otoño, podrán visitar una impactante exposición y exhibición de aves rapaces, donde podrán ver halcones, buitres, búhos y águilas y disfrutar de su color y sus movimientos en el aire.

Es muy fácil llegar al Parque Natural Monasterio de Piedra, por la Autovía A-2 ya que se encuentra a sólo 105 Km. de Zaragoza o 229 Km. de Madrid. Si la idea es quedarse, encontrarán algunos alojamientos en Nuévalos o en las ciudades cercanas; dentro del Parque funciona un hotel en el monasterio. Comer no será problema ya que dentro del Parque hay un restaurante y cafetería; si llegan en su propio automóvil, encontrarán aparcamiento gratuito.

Los jubilados y los niños de 4 a 12 años tienen descuentos en el valor de la entrada, que incluye la visita al Parque Natural, al Centro de Interpretación y al Monasterio Cisterciense. El Parque se encuentra abierto todo el año, con horarios de invierno y verano; les recomendamos informarse acerca de los horarios del Centro de Interpretación y del Festival de Vuelo de Aves Rapaces, ya que éste se realiza entre la primavera y el 1 de noviembre.

Para llevar algo de recuerdo a casa, lo mejor es pasar por la Tienda del Parque; aquí encontrarán dulces aragoneses, libros, chocolates y vinos del Monasterio de Piedra, y también artesanías populares aragonesas.

No dejen el parque sin recorrer el Monasterio Cisterciense con visitas guiadas, la exposición de la Historia del Chocolate y el Museo del Vino. Inolvidable.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top