La costa dálmata, en Croacia

Dubrovnik - Costa Dalmata

Croacia es un país sorprendente, prácticamente desconocido hasta no hace demasiado, cuando la buena labor turística promocional croata la abrió al mundo, presentado un destino costero de aguas siempre azules, de playas de arena fina, y de ciudades de un alto valor histórico. La costa dálmata de Croacia, con más de 2.000 kms. de longitud, es hoy uno de los destinos mediterráneos más solicitados.

Croacia es un país histórico que, desgraciadamente, se ha visto castigado por las luchas intestinas de un país, Yugoslavia, que se vio disgregada en sus diferentes regiones. Pasado ya aquellos difíciles años, este país es ahora un lugar tranquilo que aún siendo puntero en las demandas turísticas, aún parece vivir anclado en sus costumbres y con un ritmo de vida que no se ha visto alterado por la cada vez mayor afluencia de turistas.

Comenzando la ruta por la Costa Dálmata

Una buena manera de conocer la idiosincracia de este país es hacerlo en coche recorriendo su costa, la del Adriático, y comenzando por el norte, en la Península de Istria. Sin embargo, estemos en el punto que estemos, la sensación que tendremos de Croacia y de sus ciudades y pueblos costeros, será siempre muy parecida. Fachadas de color claro que se integran perfectamente con el caro cielo croata, puertos pesqueros mediterráneos muy tranquilos, y edificios de piedra con frecuentes campanarios al más puro estilo veneciano.

En Istria no hay que dejar de visitar tres destinos de gran calado: Porec, Pula y Rovinj, ciudades que destacan por su pasado romano-bizantino como bien demuestran sus monumentos más emblemáticos. Frente a la Península, y jalonada por decenas de pequeñas islas, comienza la costa dálmata, la conocida como “costa de las mil islas”, un paraíso para los que buscan perderse en cálidas playas de aguas cristalinas, donde además la vegetación es frondosa en armonía con el mar.

Anfiteatro romano de Pula

Anfiteatro romano de Pula

La isla de Krka es la más grande de toda la costa dálmata croata y también una de las más conocidas y solicitadas. A ella se puede ir desde Rijeka, en la costa, gracias al ferry, o bien desde la cercana isla de Rab. Krka es un maravilloso paraíso terrenal que nos ofrece una Naturaleza casi virgen.

Conexión también con Rijeka la tiene Zadar, una ciudad medieval que guarda en su corazón muchos recuerdos romanos. De hecho conserva aún sus murallas e iglesias de aquella época. De entre éstas es imprescindible el visitar las iglesias de San Simeón y la de San Donato, ésta última hecha con restos del foro romano que hay justo a su lado. Zadar se ha hecho tan popular internacionalmente que hoy día ofrece todo lo necesario para el turista. en el barrio del Borgo está todo lo que necesitemos: compras, restaurantes y hoteles. Tampoco debéis dejar de pasar por la Venecia plaza de los Señores ni por su catedral de San Anastasio.

Iglesia de San Donato en Zadar

Iglesia de San Donato de Zadar

Un poco alejado, pero si tenéis al menos un par de días, os recomendaría que os adentrarais en Croacia, en su interior, para visitar el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, probablemente el más espectacular de los parques naturales de los que presume este soberano país.

Lagos de Plitvice Croacia

Lagos y cascadas en Plitvice

Nuestra siguiente visita por la Costa Dálmata nos llevará hasta Sibenik, a unos 70 kms. de Zadar. Desgraciadamente, una cosa que debéis tener en cuenta es que las conexiones aún no son demasiado buenas en la costa croata. No tienen grandes autopistas, y si queréis disfrutar de los paisajes de la costa lo mejor es alquilar un coche e ir por la carretera costera, con lo que, aunque la distancia no sea excesiva tardaréis más de lo habitual para esta distancia. La ciudad, también de corte medieval, se levanta sobre la ladera de una cima, casi volcada al mar, lo que la lleva a tener muchos rincones y recovecos que la hacen aún más atractiva. Paseando por su tranquilo entramado llegaremos a su catedral, la de Santiago, una maravilla gótica que además presume de un entorno precioso, formada por casas patricias.

Desde Sibenik se puede acceder al Parque Nacional de Krka, un parque natural realmente espectacular donde nos podremos bañar entre perfectas cascadas, donde el fondo de sus lagunas es transparente y sus aguas rivalizan el verde con el azul intenso. Es frecuente ver a los turistas bañarse en las muchas pozas que las cascadas van dejando en su discurrir. Mientras éste está al interior, frente a su costa hay otro magnífico parque natural, el Parque Nacional Kornati, totalmente distinto al primero, pues son pequeñas islas sin apenas vegetación y de aspecto desértico.

Parque Nacional de Krka

Bañándose entre cascadas en el Parque Nacional de Krka

Bordeando la Costa Dálmata llegaremos a Trogir, a unos 60 kms., una ciudad de origen romano que además es Patrimonio de la Humanidad. Es una ciudad pequeña pero realmente encantador; quizás, por su tamaño, la más medieval de las ciudades costeras. La plaza principal de Trogir es realmente bella e inspiradora, te invita a sentarte y disfrutarla, a admirar su logia, su Ayuntamiento o su Catedral, todo un núcleo monumental que se halla allí.

Split se alza alrededor de lo que antiguamente era el palacio del emperador Diocleciano. Salona, el antiguo nombre romano, era una gran ciudad perteneciente al Imperio Romano que llegó a tener, por aquel entonces, casi 60.000 habitantes convirtiéndose en la quinta ciudad más grande el Imperio, y lugar de nacimiento de los emperadores Diocelciano y Constantino el Grande. Fue capital de la región romana de Dalmacia. En Split todavía se conserva algo de su pasado romano: calles, galerías, algo de su plaza y, en la catedral, la tumba del emperador.

Split Croacia

Split, en la Costa Dálmata

Más al sur nos encontraremos con un litoral cada vez más escarpado, pero también más verde. Llegaremos así a la Riviera Makarska donde hay un municipio en el que bien podréis hacer una parada: Makarska. Frente a las costas de esta riviera están las islas de Brac, Hvar y la de Korçula. A estas tres islas podemos llegar en ferry, tanto desde Trogir, como desde Split, Makarska e incluso, más al sur, desde Dubrovnik.

Lavanda y pino. Esos son los olores de unas islas que desprenden el reposo típico de las aguas mediterráneas. La isla de Brac tiene una costa increíble, de arena dorada y aguas que pasan del verde transparente en la zona más cercana a la orilla, al azul intenso del Adriático mar adentro. El interior es, además, verde y con frondosa vegetación. La isla de Hvar es la más grande y turística que destaca por sus muchos palacios venecianos y por un paseo marítimo ribeteado de palmeras. Por su parte, Korçula es una isla mucho más tranquila pero también de casas señoriales.

isla-de-brac

Isla de Brac, en la costa dálmata

Y finalmente, llegamos a Dubrovnik. El momento cumbre, arquitectónicamente hablando, de este viaje por la Costa Dálmata. No en vano la conocen como “la perla del Adriático”. En un lugar así qué mejor que perderse caminando por su entramado de callejas medievales, admirando ora aquí, ora allá, los muchos palacios de aspecto veneciano, sus iglesias o su catedral. el casco histórico de Dubrovnik fue también declarado Patrimonio de la Humanidad. No hay que dejar la ciudad sin encaramarse antes a las murallas que se extienden a lo largo de dos kilómetros alrededor de una buena parte de Dubrovnik.

Un último paseo, en ferry, el que nos llevará hasta la isla de Mljet y su Parque Nacional, frondoso de pinos en cuyo centro hay además un espectacular lago de aguas color verde y azul.

Más información práctica para viajar

Tags: ,

Imprimir


4 comentarios

  1. lobor dice:

    Me gustaria visitar la ciudad de lobor en croatia. Tendrian informacion turistica. Fotos, lugares turisticos etc.

    Desde ya muchas gracias

  2. Maritza dice:

    voy a viajar a Coacia desde Napoles para subir de Dubrovnik a Split en auto, que me recomiendan visitar
    mi viaje es en Agosto Septiembre que clima hay¿
    gracias

  3. Administrador dice:

    Hola:

    Siento decirte que no tenemos información sobre la ciudad de Lobor. No obstante, puedes informarte en su portal turístico al que puedes acceder como lobor.hr por supuesto con la triple w por delante.

    Saludos.

  4. Administrador dice:

    Hola Maritza:

    Pulsando en el artículo sobre las ciudades de Split y Dubrovnik encontrarás más información de sitios que visitar en la zona. También puedes verlo en http://guiasobrecroacia.com

    En cuanto al tiempo, indicarte que en la costa dálmata el clima es mediterraneo de modo que los veranos suelen ser calurosos, no suele llover y las noches son agradables.

    Saludos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top