La Catedral de Toledo, mezcla de estilos

Catedral de Toledo

La Catedral de Toledo se encuentra por detrás en tamaño de la Catedral de Sevilla; se trata de una espléndida pieza de la arquitectura española, con muestras de todos los estilos existentes de la historia de España. Su construcción posee una estructura gótica, yeserías y techos con trazas árabes, influencias barrocas y neoclásicas.

La Catedral de Toledo es es el edificio más representativo de la ciudad; la planta es de cinco naves, con trifolio de arcos lobulados. El crucero no es pronunciado y en la girola que rodea al altar mayor se abren numerosas capillas; la girola aparece cubierta de bóvedas en las que se alternan tramos triangulares con rectangulares.

Los ventanales y los rosetones se disponen en las paredes y forman hermosas vidrieras, las más antiguas datan del siglo XIV. En el centro del templo se disponen la Capilla Mayor y el Coro, que se encuentran separados por el crucero. Son de destacar el Sepulcro del Cardenal Mendoza, de estilo renacentista y el retablo del siglo XVI. Detrás del altar mayor se encuentra uina obra realizada en transparente; es una composición de escultura y pintura más representativas del barroco español.

Interior de la Catedral de Toledo

En el coro es de destacar la sillería de doble cuerpo, la sillería baja destaca por los relieves de la parte alta de los respaldos, la sillería alta destaca por el labrado de la Silla Arzobispal y el grupo de la Transfiguración, que se halla sobre el trascoro. Son muy destacables dos atriles de bronce, la imagen de la Virgen Blanca y dos órganos de tubos.

La Catedral de Toledo, posee innumerables capillas y obras de arte. Entre las capillas de mayor interés son de destacar la Capilla de los Reyes Nuevos, de la cual destaca la sillería de nogal o la Capilla del Condestable, que contiene obras del gótico florido.

En la Sala Capitular destaca por el techo de madera de su antesala de policromía mudéjar y el paso a la sala se realiza por una puerta enmarcada por una yesería mudéjar. En la sacristía se exponen espléndidas obras de Zurbarán, Goya o el Greco entre otros y códices de gran valor.

Abundan en el interior del templo, las obras de orfebrería y joyería. Es de destacar el claustro del siglo XIV y XV, la Puerta del Reloj y la Puerta de los Leones.

Foto 1 Vía: Eva Corral
Foto 2 Vía: historiadelarte

Tags: , , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top