La Catedral de San Basilio, emblema de Moscú

Catedral de San Basilio en Moscu

La postal típica de Moscú es la Plaza Roja y en ella, a un lado, se recorta la colorida Catedral de San Basilio. Es la iglesia con torres coronadas con cebollas de colores, como flamas de un gran incendio elevándose hacia el cielo, la misma que ideó Ivan el Terrible y que se construyó entre 1555 y 1561 para conmemorar la conquista de Astrakhan y Kazan.

No fue la única iglesia construida en aquel tiempo pues Ivan construyó un nuevo santuario por cada victoria en la guerra entre Rusia y Kazán que se estaba peleando. Eran iglesias de madera y al final de la campaña ya había siete de ellas pero en 1555 el zar quiso construir una de piedra fuera de los muros del Kremlin.

No se sabe quién fue el o los arquitectos, aunque hay algún supuesto, pero la leyenda dice que el zar los cegó para que no pudieran crear igual belleza en otra parte del mundo. Es que esta Catedral de San Basilio es realmente única y no tiene igual ni análogas. ¿Tiene raíces bizantinas, europeas, asiáticas, rusas? Todas son especulaciones. Lo cierto es que se trata de un diseño de nueve capilllas individuales, cada una coronada con un domo “cebollesco” y cada una conmemorando un asalto victorioso en Kazan. La novena capilla se construyó en 1588 para albergar la tumba de San Basilio y de allí el nombre. Todo el conjunto es profundamente simbólico y representa el Reino de los Cielos que se describe en el Libro de las Revelaciones de San Juan.

Las ocho torres coronadas con sus domos se organizan alrededor de una torre que está en el medio y juntas forman una estrella de ocho puntas, la guía de Dios sobre la Humanidad, la guía que nos llevará al Reino de los Cielos. Por fuera la iglesia carece de decoraciones, no hay esculturas ni símbolos sagrados y las decoraciones florales son un agregado posterior, aunque sí tiene muchos elementos en tres dimensión realizados en ladrillo. Los constructores estaban fascinados con las posibilidades del ladrillo así que lo usaron mucho. Los colores actuales de la fachada no datan del siglo XV sino que fueron apareciendo entre el siglo XVI y XIX.

Vale decir que la Catedral de la Trinidad, ese es su nombre antiguo, se quemó en 1583 y fue reconstruida en 1593, que el noveno santuario dedicado a Basilio se sumó en 1588 y que nuevas expansiones se fueron aplicando a lo largo del siglo XVII. En 1812 las tropas francesas usaron el templo como establo y se llevaron todo lo valioso. Fue restaurada en 1813 y el exterior, bastante golpeado, en 1816. Las mejores restauraciones tuvieron lugar a comienzos del siglo XX y para 1913 ya tenía su propio sistema de calefacción. Con los años del comunismo se salvó varias veces de la demolición pero finalmente ganó y llegó hasta nuestros días.

La catedral cierra los martes.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top