La Catarata Gullfoss, impresionante naturaleza en Islandia

gullfoss

En Europa hay un pequeño país insular llamado Islandia. Está situado en las aguas del océano Atlántico, entre Europa y Groenlandia, y su capital es la ciudad de Reykjavik. Si te gustan los territorios de gran actividad volcánica pues Islandia es para ti ya que aquí la tierra parece que querer terminar de formarse. Islandia es conocida por sus geisers, sus montañas, sus desiertos y sus ríos glaciares y eso es precisamente lo que atare al grueso del turismo que llega aquí. Claro, no deja de ser un destino exótico.

Entre sus maravillas naturales, ya os hemos hablado de los geisers y los volcanes, hay un catarata maravillosa: la Catarata Gullfoss o Cascada Dorada, un impresionante salto de agua que está ubicada en el cañón del río Hvitá, al sureste de la isla principal. Hasta aquí llegan muchos turistas y abundan las imágenes de esta cascadas que en realidad está formada por tres escalones de piedra en el lecho de este caudaloso río que en ese trecho es bastante amplio.

Los dos primeros saltos tienen 11 y 21 metros respectivamente y el agua inunda una profunda grieta de 31 metros por 2.5 metros de largo y 20 metros de ancho. El caudal de agua de las cascada, en verano, es de 140 metros cúbicos de agua y en invierno bastante menos, 80 metros cúbicos. Pero no importa, ya sea verano o invierno el lugar es realmente impresionante porque a simple vista la grieta no se ve, ni siquiera de cerca, así que uno ve simplemente como el agua llega con fuerza y desaparece de golpe dentro de la faz de la tierra. Casi como por arte de magia.

gullfoss-2

La Catarata Gullfsson no siempre fue pública, durante mucho tiempo estuvo en manos privadas y durante esos años sus dueños la alquilaron a inversores que planeaban usar su caudal para generar energía eléctrica. Estos planes nunca pudieron concretarse y entonces la Catarata Dorada se vendió finalmente al estado islandés. Bien, para llegar hasta ella hay que dejar estacionado el coche y andar a pie entre 5 y 10 minutos y descender unas escaleras. Si vas arriba puedes acercarte al borde, llegar a tocar el agua helada y sentir la fuerza con la que llega. También puedes sentarte sobre las rocas y observar las aguas, sentir su frescor y después ir hasta el estacionamiento donde funciona un restaurante y un centro de interpretación turística donde brindan información sobre la catarata y donde además, puedes contratar una cabalgata por la zona.

Foto 1: vía Oren&Shimrit
Foto 2: vía Magda

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top