La Abadía de Ionna, perdida en Escocia

abadia-de-ionna

Me gustan mucho las iglesias antiguas, medievales, con tanta piedra y madera magistralmente talladas. En todos los países de Europa hay varias, testigos del poder e influencia del cristianismo sobre las religiones paganas y en el caso de Escocia, Reino Unido, tenemos entre otras la Abadía de Ionna, el hogar de San Columba, aquel monje misionero que llevó precisamente el cristianismo celta a Escocia. Con los siglos este lugar no ha perdido su calidad de destino de peregrinación.

Ionna es una isla que ha estado habitada desde hace varios siglos, incluso antes de Cristo. Los arqueólogos han encontrado utensilios de la Edad de Hierro así que estamos hablando de miles de años atrás. San Columba nació en diciembre de 521 y murió en junio de 597, fue uno de los primeros misioneros gaélicos que ayudaron a introducir en la temprana Edad Media la nueva religión a las tierras escocesas. Un evento trágico, una disputa intestina con otro monje que terminó en una batalla, hizo que San Columba emigrara no sin cierta culpa con la esperanza de convertir a tantas personas como muertos habían resultado de la batalla. Se fue de Irlanda y sólo regresó una vez.

Según la leyenda en el 523 se le concedió la tierra de Ionna sobre la que construyó su misión evangelizadora. Se convirtió en un hombre sabio, que podía dialogar entre las tribus y lograr que ellas dialogaran entre sí  y predicó mucho el evangelio fundando iglesias. Finalmente murió aquí en Ionna donde está enterrado. Lo cierto es que de aquel monasterio que él fundó como escuela de futuros misioneros poco queda hoy en día y sólo hay relatos de cómo lucía. ¿Por qué? Bueno, debió vérselas con muchos ataques vikingos así que en un momento los monjes se mudaron a Kells. Posteriormente, en el año 1200 llegaron algunos monjes benedictinos y son los edificios que ellos construyeron los que, restauraciones mediante, podemos ver hoy en día.

abadia-de-ionna-2

La Abadía de Ionna fue disuelta con la Reforma y cayó en la ruina. La reconstrucción es del siglo XX. Junto con estos edificios puedes pasear por la pequeña isla con sus pequeñas playas y aguas azules, sus casas pintorescas y tiendas de regalos. No puedes dejar de fotografiar la enorme cruz de piedra, la Cruz de San Martín, que se conserva en su posición original en frente de la vieja abadía. Yendo para la Abadía Ionna te topas con el convento benedictino, las ruinas, del siglo XII y la iglesia benedictina misma está en el sitio que ocupaba la iglesia de Columba. Se la conoce como la Catedral de Santa María y fue construida en 1200 en un estilo normando. Todo es hermoso, todo es antiguo y todo te transmite mucha paz.

Información práctica sobre la Abadía de Ionna:

. Cómo llegar: en ferry desde el puerto de Oban tardas 45 minutos en llegar  a la Isla de Mull y de allí tienes una hora de autobús hasta Fionnphort desde donde tomas otro ferry hasta Ionna.

. Horarios: abre todos los días de 9:30am a 5:30pm.

. Precio: 4,70 libras por adulto.

Foto 1: vía Mull B&B
Foto 2: vía PBase

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top