Gante, escapada a un cuadro flamenco

gante

Gante, en Bélgica, es ciudad natal del rey Carlos V.  Preciosa y llena de contrastes, su centro histórico es un verdadero cuadro flamenco. Una de sus joyas más preciadas es el carillón de 52 campanas que acompaña todas sus horas, y las calles empedradas nos llevan de regreso a la época medieval. No son muchos los viajeros que, en su camino a Brujas, se detienen en Gante; sin embargo esta preciosa ciudad, llena de historia, con un impactante patrimonio cultural, los espera para revelarles todos sus secretos.

Gante es el corazón espiritual de Flandes. Con sus bonitas casas de hastiales, iglesias, la gran plaza y el campanario, es considerada por algunos como la Venecia del Norte: de hecho, está surcada por innumerables canales y el río Lys, con su famoso puente de San Michel que ofrece inspiradoras vistas del casco antiguo. Un paseo nocturno por la ciudad permitirá disfrutar de un paisaje diferente, con los monumentos iluminados y las callejuelas medievales. Su vida nocturna es animada, pues Gante es considerada la primera ciudad estudiantil de Bélgica: acoge 65.000 estudiantes que alegran sus calles y pueblan sus cafés, restaurantes y clubes nocturnos. Los vegetarianos se sentirán a gusto: si están aquí un jueves, podrán disfrutar de menúes naturistas a partir de una iniciativa del Ayuntamiento que gustosamente sigue la mayoría de los restaurantes.

Con sus galerías y museos de arte Gante puede rivalizar con las principales ciudades belgas y europeas, como por ejemplo MSK y SMAK, los museos de Bellas Artes y Arte Contemporáneo, que organizan impactantes exposiciones de artistas jóvenes y consagrados. Otro espacio muy popular es STAM, StadsmuseumGent, inaugurado en el año 2010. Fue construido sobre el antiguo museo de la Byloke, monumental edificio de ladrilo del siglo XIV que a su vez fue una abadía cisterciense fundada por Juana de Constantinopla en el siglo XIII. El edificio moderno fue diseñado por el arquitecto Koen Van Nieuwenhuyse y blancas pasarelas permiten llegar hasta la parte antigua. Interactivo y multimediático, su suelo de vidrio luce una serigrafía que representa el plano de la ciudad en tamaño gigante.

Interesará al visitante saber que Gante fue la segunda ciudad más grande de Europa después de París; fastuosa y próspera, es actualmente una verdadera protagonista del diseño contemporáneo.  Aquí nació la famosa silla .03 de Maarten Van Severen; si les resulta familiar, es porque también se encuentran en el café Beaubourg del Centro Georges Pompidou de París. Para saberlo todo acerca de esta silla, lo mejor es visitar el Museo del Diseño de Gante, que le dedica una sala íntegra, desde su creación en 1986 hasta la última versión de 1998.

Hay muchas formas de recorrer esta preciosa ciudad, pero lo recomendable es hacerlo a pie. Es imposible perderse, ya que cuenta con más de 114 postes indicadores y flechas de colores que guían al visitante de un lugar a otro, con las estaciones y paradas de autobuses turísticos. Si así y todo eligen perderse entre las peatonales del centro, tal vez lleguen sin querer a las plazas en las que hay innumerables mercadillos y ferias, especialmente en verano, o a cualquiera de sus cervecerías o cafés en los que podrán sentarse a tomar algo y ver pasar el mundo… ¡hasta descubrir el siguiente poste indicador!

Si la idea es quedarse, lo cual en realidad es muy recomendable pues se dice que quien no pasó una noche en Gante no conoce la ciudad, encontrarán una amplia oferta de alojamiento para todos los gustos y presupuestos, desde hoteles, ByB, alojamientos económicos, juveniles, campings y cabañas, hasta casas barco en puertos deportivos y alojamientos verdes. Comer no será problema: restaurantes románticos, lugares de comidas rápidas o tradicionales, inclusive excursiones en barco que incluyen el almuerzo o la merienda.

Es muy fácil llegar a Gante por tierra: se encuentra a sólo 30 minutos de viaje en tren desde Bruselas, y también está conectada por tren directamente desde los aeropuertos de Bruselas, Amberes, Lille y París. Hay una tarifa especial de fin de semana para los visitantes de Brujas, Bruselas o Amberes. Si viajan en su propio automóvil deben tomar la carretera E40 o la E17; en cualquier caso estarán a unos 30 o 40 minutos de viaje de Bruselas, Brujas o Amberes.

Foto: vía WorldAtlasPedia

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top