Fin de semana en Praga

Vista de Praga - Iglesia Nuestra Señora de Tyn

Praga, nostálgica ciudad donde el tiempo parece haberse quedado varado en las orillas del Vltava, el río que serpentea dando vida a su añejo corazón; ciudad donde los suspiros se pierden entre susurros por sus viejas calles empedradas de la Ciudad Vieja, donde los pasos te encaminan inexorablemente una y otra vez hacia su más famoso puente, el de Carlos, lugar de confluencia de toda la vida de la ciudad, donde turistas y artistas se estrechan las manos para transmitir el latido de un corazón cansado. Praga es esa ciudad que gusta de pasear despacio y sin rumbo; simplemente por el placer de detenerte en cada rincón interesante, descubriendo cada uno de sus muchos rasgos que la definen.

Praga es una compleja mezcla de estilos donde el gótico y el renacentista se entrelazan en las dos partes de la ciudad que define perfectamente por un lado la Ciudad Nueva y la Vieja y por el otro el barrio de Malà Stranà y el de Hradcany, al otro lado de los muchos puentes que lo cruzan.

CONSEJOS PRACTICOS PARA VIAJAR A PRAGA

Es, por su tamaño, una ciudad ideal para visitarla en un fin de semana. Máxime cuando las facilidades de llegar a ella son muchas dado que son bastantes los vuelos a Praga directos que salen de los principales aeropuertos españoles.

El aeropuerto de Praga está a 17 kms. del centro de la ciudad. Es el aeropuerto Praga Ruzyne y llegar desde él hasta la ciudad te llevará entre 30 minutos y una hora según el transporte elegido. Allí mismo podréis elegir entre desplazaros en taxi, o en la línea de buses, una de las cuales, la 119, os llevará hasta la estación de metro más cercana en la que podréis viajar hasta el centro.

Para un fin de semana os recomiendo que os busquéis algún hotel en el centro de Praga dado que a lo largo de todo el artículo nuestro recorrido lo haremos a pie. En cuanto al idioma, quizás os encontréis con ciertos problemas porque suelen ser bastante cerrados y en tiendas pequeñas y la gente de a pie hablan casi exclusivamente en alemán. Al menos, eso sí, en hoteles y tiendas más grandes se adaptan mejor al turista y puedes manejarte también en inglés.

El clima es bastante húmedo y frío. Os aconsejo visitarla a partir de mayo y hasta septiembre. A mediados de septiembre/principios de octubre las temperaturas comienzan a bajar y suele llover con más insistencia. En invierno, incluso, es frecuente que nieve. Eso sí, llevad en cualquier época del año chubasquero porque es normal que aún en verano caigan algunas gotas.

INTRODUCCION A LA CIUDAD Y SU HISTORIA

Ahora que ya estamos situados en el hotel, y antes de poner el pie en la calle, dejadme que os haga una pequeña introducción sobre la ciudad y su Historia.

Actual capital de la República Checa, también lo fue, en tiempos, de la República de Bohemia y más tarde, de Checoslovaquia. Situada en el mismo centro de Europa, está prácticamente a la misma distancia, unos 500 kms., del Adriático, del Báltico y del Mar del Norte. Es, además, capital de la actual región de Bohemia y su río principal es el Moldava (Vltava, en checo), que lo surca de norte a sur dividiéndola prácticamente en dos partes.

“Praga caput regni” reza en su escudo. “Con todo derecho”, quizás recordando que la capital se ha ganado por derecho propio ese lugar en la Historia de su país y de Europa en el devenir de los siglos. Ya desde la Edad Media se le ha considerado como una de las capitales más bellas de Europa con nombres como “ciudad de oro”, “ciudad de las cien torres”, o “la Corona del Mundo”, además de contar con el reconocimiento escrito de grandes personajes como Kafka, Beethoven, Mozart, Rodin o Dostoievski quienes en algunas de sus obras hicieron mención en algún momento a la capital checa.

Fundada en el año 870, la ciudad habitualmente ha estado integrada dentro de algún gran imperio. Ya lo estuvo dentro del Sacro Imperio Germánico y mas tarde del Imperio Austro-Húngaro antes de, finalmente, pasar a integrarse en Checoslovaquia tras la Primera Guerra Mundial. Siempre orgullosa de ser el centro cultural del mundo eslavo, durante el tiempo en que fue parte del Sacro Imperio, a mediados del siglo XIV, constituyó la primera Universidad de Centroeuropa y fue corazón importante del Imperio Austro Húngaro a partir del siglo XVII bajo el reinado de Rodolfo II de Hagsburgo. Tras la Primera Guerra Mundial, el 28 de octubre de 1918 se constituyó la República de Checoslovaquia, momento en que Praga fue designada como su capital. Años después, y tras pasar por momentos sangrientos tras la invasiones alemanas y rusas en la Segunda Guerra Mundial, y delicados como en la primavera del 68 y que tan importante huella dejó en toda Europa, finalmente, en el año 1993, se escindieron dando paso por un lado a Eslovaquia y por el otro a la República Checa de la que Praga sigue siendo hoy su capital.

QUÉ VISITAR EN PRAGA

El Puente de Carlos es la arteria por la que circula la sangre de esta bellísima ciudad. Una y otra vez volveremos a ese puente como referencia de todos nuestros trayectos. A su alrededor, el núcleo de la ciudad se divide en seis zonas a cual mejor:

  • Stare Mesto: la Ciudad Vieja
  • Josefov: antigua Ciudad Judía que prácticamente está integrada en la Vieja
  • Novo Mesto: la Ciudad Nueva, de gran riqueza arquitectónica
  • Malá Stranà: el barrio pequeño, al otro lado del Puente
  • Hradcany: donde se encuentra el Castillo y la Catedral
  • Vysehrad: más alejada y menos turística

STARE MESTO

Es la parte vieja de la ciudad y, sin duda, el lugar más encantador de Praga. Una auténtica delicia perderse por sus callejas empedradas que transpiran pura nostalgia y recuerdos del pasado para intentar encontrar sus monumentos y rincones. La Plaza de la Ciudad Vieja es su plaza más importante. En ella podemos encontrar, en primer lugar, el Ayuntamiento con su Torre del Reloj Astronómico, del año 1338 y estilo gótico. El Reloj es lugar de concentración de los turistas en horas señaladas, cuando para tocar los cuartos y lo enteros aparecen una serie de figuras con movimiento. En la Plaza se encuentra además, en su centro, el monumento a Jan Huus, su más famoso pensador y reformista. Observad las casas que rodean la plaza, muchas de ellas con figuras y dibujos en sus fachadas, de gran valor.

Horario:
todos los días, lunes de 11.00 a 18.00, martes – domingos de 9.00 a 18.00 (abril – octubre),
todos los días, lunes de 11.00 a 17.00, martes – domingos de 9.00 a 17.00 (noviembre – marzo)

Presidiendo la plaza está la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn, construcción gótica señera de Praga y referente de la ciudad en sus fotos más famosas con esas cúpulas apuntadas que la caracterizan. Se comenzó a edificar a mitad del siglo XIV.

Más información: Iglesia Nuestra Señora de Tyn

La Torre de la Pólvora es una de las principales entradas a la Ciudad Vieja. Esta construcción gótica comenzó a edificarse en el año 1475 aunque fue reconstruida a finales del siglo XIX.

Horario:
todos los días de 10.00 a 18.00 (abril – octubre)
cerrado (noviembre – marzo)

JOSEFOV

La conocida antigua Ciudad Judía es un barrio de casas muy cercano a la Plaza de la Ciudad Vieja donde reina la tranquilidad y el silencio casi te obliga a hablar en susurros. el paseo os llevará hasta su famoso Cementerio Judío. No soy muy amigo de visitar cementerios, desde luego, pero éste se merece una visita. El lugar impone y casi me atrevería a decir que es fantasmal. Lápidas caídas, césped alto y casi parece que mal cuidado; tumbas amontonadas que parecen casi desiertas y abandonadas…

Cementerio judío de Praga

Cementerio judío

NOVO MESTO

Por decirlo de algún modo, la actual vida urbana de la ciudad está en este barrio. Es la parte más moderna y aún así es de gran belleza por sus muchos edificio neorrenacentistas. No os perdáis la avenida que va desde la Plaza de San Wenceslao hasta el Teatro Nacional. Amplia, fresca y de gran belleza.

El Teatro Nacional es un edificio neorrenacentista bellísimo de finales del siglo XIX. Impresionante en su anterior por sus magníficas escaleras. También destaca el Museo Nacional, de estilo renacentista y también de alrededores del año 1880. Por su parte, el Ayuntamiento de la Ciudad Nueva es de los pocos edificios góticos de esta parte de la ciudad, y fue construido a finales del siglo XIV.

PUENTE DE CARLOS

Aunque no es ni mucho menos un barrio, su situación estratégica me hace separarlo de los demás. Además de por su belleza, claro está. Respira vida para el turismo, pues en él se sitúan mercadillos típicos, con cuadros clásicos, con pintores bohemios y música clásica escuchándose por todos sus poros. Se inauguró en el año 1503 y fue el más largo en su tiempo con 520 metros de longitud y 16 metros de ancho. Pero lo que destaca de él son las esculturas que tiene construida. 30 figuras de santos y religiosos dan forma al puente más característico de Praga levantado sobre el Moldava.

Más información: el Puente de Carlos en Praga

Puente de Carlos en Praga

Puente de Carlos en Praga

MALA STRANA

Cruzando el Puente, desde la Ciudad Vieja, llegamos a Malá Strana, un barrio antiguo y tradicional en el que abundan los bares y restaurantes típicos de la ciudad. Para ello hay que atravesar la Torre del Puente con dos torres, una románica y otra del gótico tardío. La primera del siglo XII y la otra del XV.

Horario:
todos los días de 10.00 a 18.00 (abril – octubre)
cerrado (noviembre – marzo)

Al otro lado del Puente estaba la segunda torre, la que da acceso al Puente desde la Ciudad Vieja, y que está considerada como la puerta gótica más bella de toda Europa. Aparte de su forma su decoración con los escudos imperiales de antiguas épocas y las estatuas de antiguos reyes la dotan de una belleza sin igual.

Horario:
todos los días de 10.00 a 19.00 (abril – mayo, octubre),
todos los días de 10.00 a 22.00 (junio, septiembre)
todos los días de 10.00 a 18.00 (marzo)
todos los días de 10.00 a 17.00 (noviembre – febrero)

En el barrio de Mala Straná os animo a visitar, sobre todo, sus iglesias, como la de la Virgen María Victoriosa, del barroco temprano, o el Templo de San Nicolás en estilo barroco praguense.

El paseo por este barrio nos debe encaminar, entre callejas, desde el Puente de Carlos, hasta el Castillo de Praga, ya en el barrio de Hradcany, que desde sus alturas domina la ciudad.

Más información: barrio de Mala Strana en Praga

HRADCANY

Es el barrio alto de Praga, donde destacan principalmente el castillo y la Catedral. El Castillo es un conjunto monumental con unos preciosos jardines, palacios, edificios eclesiásticos, patios interiores, oficinas y viviendas, y todo, en diferentes estilos arquitectónicos. Casi 45 hectáreas que hoy día acogen a la sede presidencial y que ha sido vivienda de antiguos reyes y señores.

Entrada al castillo de Praga

Entrada al conjunto monumental de castillo y catedral de Praga

En su interior se encuentra la Catedral de San Vito,Venceslao y Adalberto, fundada en el año 1344. Su construcción ha durado casi 600 años, y no fue finalizada definitivamente sino hasta el año 1929. destaca en su interior la capilla de San Wenceslao, patrón de Praga.

No os perdáis, por último, en el interior del Castillo, la Callejuela de Oro, con fuertes reminiscencias a su pasado cuasi medieval. Construidas en el XVI sobre la muralla gótica, en este barrio de pequeñas casitas, cada una de un color y forma, vivieron los artesanos de palacio, e incluso, muchos años después, a principios del XX, allí vivió y trabajó durante más de 10 años, Franz Kafka.

ALOJAMIENTOS

Praga cuenta con una buena selección de hoteles para todos los gustos y bolsillos.

ENLACES DE INTERÉS

Os dejo con una guía que espero os sea de utilidad donde tenéis más detallados aspectos como el transporte en la ciudad, la gastronomía, las excursiones que podéis hacer o dónde comprar:

Guía de Praga

LIBROS: GUIAS DE TURISMO

Del mismo modo, si necesitáis un libro/guía de viaje con el que viajar y organizar vuestras rutas, os recomiendo los de Anaya.

– Guía 3D de Praga: con itinerarios, información práctica, historia, arte, cultura, y lo mejor, con muchas ilustraciones y mapas tridimensionales.

  • Páginas: 512
  • Precio: 24,9 €
  • Podéis comprarla en: Guia 3D Praga

– Guía Total de Praga: es la más apreciada por los viajeros con más experiencia porque contiene mapas, planos, rutas para hacer, servicios turísticos como hoteles y restaurantes…

– Guía Viva de Praga: una guía muy activa porque no sólo nos ofrece información turística, sino además cultural y de ocio lo que permite un turismo muy activo. Para conocer a fondo la vida de día de Praga… y la de noche.

– Guía Trotamundos de Praga: las guías Trotamundos son las que más aprecian los viajeros independientes. Si quieres buenos consejos, ahorrar dinero y al mismo tiempo, descubrir todo lo mejor de Praga, ésta puede ser una buena elección:

No me resta sino recomendaros, una vez más, que visitéis Praga. Si sois viajeros de corazón, Praga es una ciudad que debe visitarse al menos una vez en la vida. Lo merece.

Tags: ,

Imprimir


1 comentario

  1. jesus dice:

    parece un lugar imperdible…..

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top