Escapada al estilo universitario en Oxford

oxford

La ciudad de Oxford, capital de la bella provincia de Oxfordshire, al sudeste de Inglaterra,  es llamada “la ciudad de las agujas de ensueño” por sus torres y cúpulas. Es famosa entre muchas otras cosas, por su magnífico centro histórico, sus dorados “colleges” y el travieso espíritu estudiantil que parece impregnarlo todo.  Surcada por  dos ríos: el Támesis, llamado Isis por los habitantes locales, y el Cherwell,  en éstos se practica uno de los deportes más populares de Oxford: el “punting”. Se trata de navegar una barca de fondo plano impulsada por una pértiga de cuatro metros de largo, tal como se ve en las románticas postales de principios del siglo pasado, con estudiantes de chaqueta a rayas acompañados por encantadoras señoritas y la infaltable cesta con fresas y champagne. Si se animan podrán pilotearla Uds. mismos; si no, es posible contratar un barquero experimentado. ¿Nos acompañan?

Oxford es una ciudad realmente fascinante.   La belleza gótica de sus edificios universitarios, junto con sus bibliotecas y vida literaria y cinematográfica la transforman en un destino codiciado por el turismo cultural, que también podrá disfrutar de los museos universitarios, la mayoría de acceso gratuito, que albergan las más raras colecciones. Es que Oxford es una ciudad de la ciencia; de las aulas de sus colegios salieron cuarenta y seis premios Nobel, aquí Edmund Halley descubrió el cometa que lleva su nombre, Robert Boyle enunció su famosa ley de la física,  y también se desarrolló el uso en medicina de la penicilina.

Los entusiastas de la Naturaleza también se sentirán a gusto: en Oxford hay muchos parques y jardines. De hecho aquí se encuentran el primer Jardín Botánico de Inglaterra, y muchas áreas de picnic como los parques de la Universidad, Parsons Pleasure que es la favorita de los profesores universitarios, o el parque de ciervos de Magdalen.

Se recomienda comenzar la visita por el Centro de Información Turística, que les ofrecerá abundante material, mapas y planos para no perderse… y para no perderse nada de esta singular ciudad, en la que podrán descubrir por ejemplo la puerta que abre Alicia para entrar al País de las Maravillas. Si algo les resulta familiar, es porque en varios lugares de la ciudad se filmaron escenas de la famosa serie de televisión “El Inspector Morse”; y si cuando visiten Christ Church les parece que ya han estado aquí, es porque los creadores de Harry Potter se inspiraron en ésta para ambientar el comedor de la Escuela de Magia Hogwart.

Dediquemos un párrafo al “punting”, la heroica forma de navegar el Támesis que forma parte de la cultura universitaria de Oxford. El capitán de la nave debe mantenerse en pie sobre una tabla inclinada que está en la parte posterior de la barca,  siempre mirando hacia adelante. Debe hundir la pértiga en el agua y deslizarla suavemente para orientar la barca hacia los lados, cuidando que no se trabe entre las ramas de los árboles que bordean el río. No olvidar el chaleco salvavidas, el espíritu romántico y aventurero y la regla de oro del “punting”: Ante cualquier problema, primero soltar la pértiga; si no, el riesgo es quedar colgados de ella… y terminar en el agua, mientras el río se lleva la barca lentamente.

Es muy fácil llegar a Oxford, ya que se encuentra a sólo 90 Km. de Londres, ciudad a la que llegaremos en avión desde distintos aeropuertos de España, aunque la ciudad tiene su propio aeropuerto, a 8 Km. del centro, con vuelos semanales y privados de hasta 100 pasajeros. De todas formas, las terminales de Heathrow y Gatwick están vinculadas a Oxford con servicios de autobuses de las líneas aéreas. La distancia que la separa del aeropuerto de Birmingham es de 103 Km.

Antes de dejar Oxford, aprovechemos para explorar algunos pueblos de los alrededores; es fácil ya que la ciudad está muy bien comunicada por carretera y autobuses e inclusive cruceros por el río que nos llevarán hasta Abingdon o la encantadora Old Marston y sus “pubs”. Si la idea es quedarse, encontrarán hoteles para todos los gustos y presupuestos; además, están todos muy cerca de los lugares para recorrer. Comer no será problema, ya que la oferta gastronómica es variada en precio y posibilidades. No dejen de llevar algo de recuerdo a casa, que podrán adquirir en tiendas con estilo que se pueden descubrir escondidas en las callejuelas de la ciudad.

Foto: Wiki Commons

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top