Escapada a Sofía, cuna de culturas

Sofia, en Bulgaria

Bulgaria, este Estado balcánico vecino de Turquía, es la cuna de mitos y leyendas como la de Dionisios  y  adelantos culturales como el alfabeto cirílico, además de albergar un impactante patrimonio natural y monumental con diecisiete sitios declaramos Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Sofía su capital está rodeada de valles y macizos montañosos que junto con el Mar Negro representan las claves de la oferta turística de la región: el esquí en invierno, el turismo de playa en verano, y una escapada en cualquier época del año como esta que les invitamos a compartir.

Sofía es una ciudad moderna que ha sabido conservar su impactante patrimonio cultural y monumental; la ciudad fue designada capital del Estado en 1879, y alberga museos, parques, mezquitas y la impresionante iglesia de Bojana, junto a distintas huellas de la historia. Ubicada al oeste del país, con sus casi 1,4 millones de habitantes es la ciudad más grande de Bulgaria y una de las más grandes de Europa.

Para comenzar con una vista panorámica de la ciudad, les recomendamos la montaña Vitosha, elegida por locales y visitantes como lugar de recreo y esparcimiento. El área de interés turístico dentro se encuentran entre varios bulevares céntricos, pavimentada con adoquines amarillos, y sencillamente puede recorrerse a pie.

Nuestro recorrido por la ciudad puede iniciarse en los Jardines del Palacio Nacional de Cultura, conocidos como NDK, donde los habitantes de la ciudad comparten juegos y charlas. Tomando el Bulevar Patriarh Evtimii conoceremos las calles comerciales como Rakovski y otras típicamente residenciales como 6 Setembri, que nos lleva hasta un parque ya en el área histórica de la ciudad, con su pavimento amarillo. Aquí veremos el Parlamento, frente a la plaza donde se encuentra la monumental estatua del zar Alejandro II.

Aquí se encuentra la magnífica Catedral Alejandro Nevski y desde ésta por el Bulevar Zar Osvoboditel llegaremos a la Iglesia de Santa Sofía y la tumba del escritor búlgaro Ivan Vazov.

Después de un pequeño descanso en el parque y continuando por el camino de adoquines amarillos, llegaremos al Parque más antiguo de Sofía y al Teatro Nacional y a partir de aquí tenemos dos recorridos para hacer: por una parte los antiguos edificios de la era soviética como el del Partido Comunista o el Bulevar Stamboliiski.

Visitemos el Museo Arqueológico, antigua mezquita que conserva la sala de oración, lápidas, epitafios, bajorrelieves y un excepcional conjunto de piedras votivas tracias de los siglos II y III. También pinturas murales, orfebrería y su pieza más preciada que es el tesoro tracio de Valcitran, de los siglos XV a XII a.C., con su vajilla de oro macizo.

Y también la famosa iglesia de Bojana, en realidad un complejo de tres templos rodeados de árboles centenarios. Alberga excepcionales frescos de mediados del siglo XIII de asombros realismo; son doscientos cuarenta personajes de la historia religiosa, benefactores, santos búlgaros y escenas de la vida de San Nicolás.

Si la idea es quedarse, Sofía tiene una oferta hotelera para todos los gustos y presupuestos, lujosos cinco estrellas o sencillas pensiones, ByB y hosteles. Comer no será problema: en Sofía encontrarán desde restaurantes de alta cocina internacional hasta pequeños lugares populares donde disfrutar de su cocina sencilla y sabrosa, en la que abundan sopas y productos frescos.

Es muy fácil llegar a Sofía mediante vuelos directos desde los principales aeropuertos, por tren o su propio automóvil; de hecho son más o menos 2800 Km. que le demandarán casi 26 horas de viaje por las vías rápidas. En cambio hay vuelos directos entre los principales aeropuertos españoles y Sofía, que hacen el recorrido en poco menos de tres horas.

Foto: Vía Panoramio

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top