El Monasterio Samye, el mas antiguo del Tibet

monasterio-samye

Todos oímos hablar del Tibet y para los viajeros que gustan de sitios alejados, exóticos, difíciles, el Tibet se ha convertido en las últimas décadas en una suerte de meca.  Distintas etnias habitan su suelo, una tierra que es la región a mayor altitud sobre la tierra. Si bien nació como un imperio unificado allá por el siglo VII pronto se dividió en varios territorios que en distintas épocas estuvieron bajo gobiernos controlados por mongoles y por chinos.  Durante el siglo XIX y el XX varias potencias se interesaron por su posición estratégica pero después lo abandonaron a los chinos y así desde 1951 forma la Región Autónoma del Tibet.

Fundamentalmente agrícola hoy el turismo se ha vuelto otro gran ingreso de dinero pero debes tener en cuenta que para visitar el Tibet hay que pedir un permiso especial al momento de tramitar la visa para China. Dicho esto me toca decir que la religión que impera aquí es la budista y que el primer templo budista en construirse en el Tibet fue el Monasterio Samye. Este sitio se construyó en el siglo VIII y albergó a los primeros monjes convirtiéndose en una gran escuela durante siglos.

Hoy puedes visitarlo y maravillarte con esta construcción varias veces centenaria y con el paisaje maravilloso que la rodea. El complejo monástico es enorme y tiene la forma de un mandala, la representación del universo budista. Una fuerte muralla decorada y con cuatro puertas en los puntos cardinales lo rodea y en el centro está el templo principal que representa al Monte Meru, la montaña mítica que es el centro del universo budista. También están a su alrededor los cuatro continentes, cuatro templos más en los puntos cardinales y varios templos secundarios en los alrededores.

El templo principal tiene seis pisos, aunque el primero es el mas espectacular, y abundan las estatuas y las reliquias. Y desde cualquier rincón siempre que levantas la vista el paisaje tibetano te brinda el mejor marco para este especial paseo. Si estás en Lhasa el viaje es de mas de 5 horas en autobús. El monasterio tiene un restaurante así que puedes recargar pilas antes de emprender el regreso.

Foto: vía art

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top