El Castillo de Egeskov, símbolo de Dinamarca

castillo-egeskov

Uno de los edificios mas emblemáticos de Dinamarca es el hermoso y espléndido Castillo de Egeskov. Este castillo es un monumento de ladrillos colorados enormes que parece haber sido sacado de un cuento de hadas. Está situado en la isla de Fioina, al sur, y es el castillo renacentista mejor conservado de toda Europa que está ubicado tan cerca del agua.

Este no es la primera construcción que se levanta aquí pero el castillo tal y cómo lo vemos es del año 1554 y fue construido por Frands Brockenhuus. ¿Y por qué un castillo en esa época y no una residencia más palaciega? Simplemente porque la historia danesa no era lo suficientemente tranquila en esa entonces ya que hacía poco había tenido lugar una guerra civil con motivo de la introducción al país de la Reforma Protestante así que la nobleza, precavida y para defenderse, todavía no quería dejar atrás a sus adorados castillos.

Por ende, el Castillo de Egeskov es una estructura pensada para resistir. Está construido sobre pilotes de duro roble sobre un pequeño lago con 5 metros de profundidad, y precisamente de la terrible cantidad de robles que se necesitó para eso es que el castillo se llama así, egeskov o bosque de robles. En realidad son dos edificios unidos  por una dura y doble pared que esconde escaleras secretas que permitían el ir y venir de los soldados de un edificios al otro en pleno ataque. Además, hay ventanas de distinto tipo, torres cónicas y dentro un primitivo sistema de fontanería que llevaba el agua al castillo y permitía evacuar las aguas sucias.

egeskov-interior

Una maravilla de castillo que hoy funciona como museo de pintura y armaduras, coches y motos antiguos, coches de caballos y aparatos voladores diversos, pero es un museo en sí mismo enclavado en un hermoso y antiguo parque de 20 mil m2 con numerosos y coloridos jardines con senderos y fuentes. Hay un típico jardín inglés, un jardín de hierbas y otro de verduras, un jardín acuático y un jardín de estilo campesino. Lo que no hay que dejar de hacer es perderse en el laberinto de setos y el moderno laberinto de bambú.

Desde 1784 el Castillo de Egeskov pertence a la familia Ahlefledt-Lauvig-Bille y todavía hoy los actuales condes viven aquí, en una serie de departamentos privados.

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top